PORTADA COMO ACOPIAR MATERIALES EN OBRA

Acopio de materiales en obra

Los acopios de una obra, es un aspecto a cuidar en la obra desde antes siquiera de iniciar su ejecución.   Analizar la forma en la que se acopian materiales en una obra da más información de la que a simple vista se observa. Y es clave para la continuidad en la obra.

En este nuevo post trataremos sobre: Ubicación de la zona de acopio de materiales. Aspectos a tener en cuenta al acopiar materiales en obra, almacenar los materiales de la forma correcta, sino cantidades, en qué momento.  También veremos Cómo supervisar los acopios en obra. Terminaremos el artículo de hoy con una reflexión que me dicta la experiencia  Conclusión. Los acopios, un reflejo de tu obra.

Acopio de materiales en obra.

Lo normal es que tengamos en obra almacenado o acopiado lo menos posible.

¿Por qué?

Tiene claras ventajas, como son:

    • Disponer de más espacio en obra, o por el contrario, no tener la necesidad de contar con tanto espacio en la misma.
    • Menos movimiento de materiales en la obra.
    • Menos recursos (humanos, maquinaria) para mover dicho material por la obra.

    Cuanto menos material tengamos en obra, menos tiempo le dedicamos a moverlo por la misma.

Los movimientos de material en la obra, constituyen una de esas pequeñas grandes diferencias en la organización de la misma, y tarde o temprano se ve reflejado en los resultados.

Por lo tanto, lejos de ser una nimiedad, es un aspecto de la obra que estamos obligados a cuidar al máximo.

Por cuidar se entiende analizar los acopios de la obra de forma minuciosa:

  • Recorrido de los materiales.
  • Ubicación de la grúa torre.
  • Zona de descarga camiones.
  • Zona de acopios.
  • Materiales a acopiar y materiales a elevar directamente o transportar al tajo definitivo.

Muchas veces digo que una grúa que no llega a descargar camiones exteriores necesitando otra que supla esta carencia, es una grúa con un rendimiento muy mermado y una mala colocación de la misma.

Como siempre, habría que estudiar cada caso, pues la generalizaciones pueden llevarnos a error, pero como normal general tenemos que evitar esta duplicidad de movimientos.

Siempre que se pueda, no acopiar, descargar directamente en el tajo, sin paralizar la producción por ello.

Evitar duplicidad en recursos y trasiego de materiales por la obra.

También como norma general, debemos intentar mover el material lo menos posible por la obra. Tanto en trayecto, como en número de veces.

 

Ubicación de la zona de acopio de materiales.

De lo anterior se deduce que antes incluso de empezar la obra, debemos estudiar cuidadosamente la ubicación de la zona de acopio.

Un buen lugar será el que permanezca accesible tanto a la autodescarga de camiones como a las grúas torres.

Insisto en que hay que analizar cada obra, morfología, construcciones a llevar a cabo, nuestros alumnos del video curso de Planificación Estratégica han adquirido un Método para controlar todos estos aspectos de la obra tan importantes.

No por tener mucho sitio para acopiar debemos descuidar este aspecto.

Hay obras donde hay tanto espacio para acopiar que al final acaba todo ocupado, dando una sensación de desorden y de improvisación, que sin duda provocará:

  1. muchos más movimientos;
  2. y con ello, pérdida de efectividad en obra.

Además de cuidar los dos aspectos fundamentales, hay otro esencial:

El sitio destinado a acopios no debe ser modificado causando más trabajo, ni debe estorbar al propio avance de la obra.

Es cierto que en muchas ocasiones el construir la estructura de la planta baja nos amplía la zona de acopios, como digo a veces escasa, muy escasa, esto es ir a favor de obra.

Es cierto que por el propio avance de la obra, llega un momento que esa planta baja hay que impermeabilizarla, etc… y retirar acopios, este es un momento delicado de coordinación para la obra, y ya digo que a veces inevitable, debido al escaso espacio con el que se cuenta para acopios.

 

Aspectos a tener en cuenta al acopiar materiales en obra

De todo lo anterior mencionado hasta el momento se extrae otra gran conclusión, quizás una de las más importantes:

No se deben acopiar en obra más materiales de la cuenta.

¿Y qué es tener más acopios de la cuenta?

Se debe acopiar lo mínimo necesario para garantizar la continuidad en la ejecución, cumpliendo con las imposiciones del mercado, pero nunca más.

Me serviré de ejemplos para explicar lo anterior.

Ejemplo 1: ladrillo perforado para revestir.

Salvo momentos muy especiales del mercado, es un material que se encuentra en stock de forma permanente. Luego nos tendremos que ocupar de conocer los siguientes datos:

  • Tiempo transcurrido desde que realizo el pedido hasta que el camión llega a obra.
  • Trámites burocráticos exigidos por la empresa constructora para realizar estos pedidos y tiempo de resolución de los mismos.
  • Según el volumen de mi obra, tipo de transporte o camión, y en este aspecto además cuidaré:
    • Accesibilidad a mi obra
    • Ocupación durante la descarga, espacio, permisos, señalización… tiempos de descarga.
    • Accesibilidad al camión. Tipo de descarga, lateral, desde arriba, lo que condicionará hacerlo con la grúa torre, torito etc..
    • Autodescarga o no.
    • Precio del porte.
    • Capacidad de acopio en mi obra, ya que pudiera ser que aunque todo lo anterior sea factible para un tráiler, en mi obra no pueda almacenar ese volumen de material.
  • Además de todo lo anterior, me preocuparé por conocer el rendimiento o avance de la/s cuadrilla/s de mi obra.

Y conociendo todos esos datos, me será muy fácil, tener siempre la obra cubierta del material que necesita, y no más.

 

Siempre tendré en obra más de lo que necesito así ante cualquier eventualidad mi producción no parará.

Pero tampoco  convertiré la obra en un almacén de materiales, que pueden deteriorarse ocupar sitio, y obligar a excesivas maniobras como hemos visto.

 

Ejemplo 2: si se tratara de un material especial, por ejemplo un ladrillo visto color esmaltado, seguramente la fábrica imponga:

  • pedidos mínimos;
  • o camiones completos;
  • fechas de fabricación y terminación de todos los procesos;
  • y quizás exista  el riesgo de quedarnos sin dicho material, por los largos procesos de fabricación;
  • o bien, la imposibilidad de la fábrica para acopiarlo en sus instalaciones nos obligue a tener en obra más cantidad de la que nos gustaría.

Por lo tanto, cada tipo de material y sus acopios lo analizaremos de forma independiente ya que condicionará nuestras decisiones en obra.

 

CÓMO SUPERVISAR LOS ACOPIOS EN OBRA

En los cierres económicos de la obra, los acopios pesan mucho, ya que constituyen entrada de materiales en obra, un importante gasto a computar que se ve reflejado en una factura.

La forma en la que debemos gestionar los acopios no sólo es ésta, a nivel económico en el cierre mensual, (del que hablaremos largo y tendido en el curso que estamos preparando de Planificación Económica).

Los acopios en obra exigen una supervisión, no sólo un cuidado en su manipulación:

  • Para evitar deterioros.
  • Para ser más productivos.
  • Para trabajar con seguridad.

Si nos relajamos en la revisión y supervisión del material que tenemos en obra podemos encontrarnos con un serio problema y acabar con la producción paralizada, con falta de continuidad en la obra,

Es sabido que muchos son los motivos por los que el material que hemos pedido no nos llega para cubrir la ejecución:

  1. Deterioros en su manipulación y en los movimientos por la obra
  2. Robos
  3. Exceso de roturas.

No vale sólo, por tanto, con medir la obra antes de pedir.

Sino que regularmente, hay que controlar el consumo de materiales (los que ya habéis hecho el curso de gestión y el de planificación de tiempos, conocéis cómo controlar la obra cada semana en estos aspectos).

Hay que revisar lo siguiente:

Cuánto hemos pedido.

Cuánto ha llegado.

Cuánto se ha gastado en la ejecución.

Qué porcentaje de roturas y demás se están produciendo, y si se corresponde con lo previsto o tenemos que corregir cantidades en siguientes pedios o camiones de ese material. O… modificar replanteos, si se puede, o formas de construir que nos ahorren roturas (hacerlo con anterioridad si se puede).

Por ello, con azulejos y materiales más especiales no es bueno traerlos de golpe a la obra, se puede hacer en dos veces y corregir desviaciones en la segunda tanda.

Siempre que el volumen de la obra lo permita, si no es así hay que ir muy fino con el pedido y controlar las pérdidas del mismo.

En cualquier caso, siempre nos aseguraremos con el fabricante de la posibilidad de conseguir más, si hay más fabricado, si hay más distribuidores, tiempos de fabricación, etc.

Por supuesto, para mí es impensable realizar pedidos de materiales sin tener definida y controlada la medición de cada partida de la obra.

 

ACOPIos EN OBRA CLAVES

Conclusión. Los acopios, un reflejo de tu obra

La zona de acopios es un lugar donde se debe mantener el orden y la limpieza.

Precisamente en estos pequeños detalles sobresale mucho la figura de algunos encargados sobre otros.

Como tienes amueblada la zona de acopios de una obra, está amueblada el orden de tu obra.

Los acopios de tu obra son fiel reflejo de lo que sucede en su organización, como un espejo que viene a exponer otros aspectos del trabajo del equipo de obra.

 

¿Y tú cómo cuidas los acopios en tu obra?

 

autor post Isaura Ardila

Leave A Response

* Denotes Required Field