INFOGRAFIA DESVIACIONES DE OBRA

Desviaciones de obra: el horror de los jefes de obra

Desviaciones de obra, el horror de cualquiera al frente de una obra. ¿Quién siendo Jefe de Obra no ha sufrido alguna?, aunque este caso no es el objeto de este artículo, sino algo que realmente a todos nos preocupa y es que suframos tantas desviaciones de obra que acaben desviando ésta  sin remedio.

En este artículo veremos: 1 La frase que más tememos todos los Jefes de Obra 2 ¿Cómo es posible que haya desviaciones de obra tales que arruinen todo el trabajo?3 ¿Por qué las desviaciones de obra atraen más desviaciones de obra?

La frase que más tememos todos los Jefes de Obra

¿Quién no ha sufrido las dolorosas consecuencias que se dan cuando éstas se producen en tu obra?

–          ‘…El Jefe de Obra eres tú.’

¿Nunca has oído por parte de alguno/s de tu/ jefe/s esta frase lapidaria?  Condenatoria casi.

Atrás quedaron los avisos, carencias, aciertos  o dificultades que pusiste de manifiesto.

Con esta frase quedas catapultado a… A ningún buen sitio.

Y lo que es peor, a partir de aquí, ya sabes quién ‘carga’ con las culpas para la empresa.

 ¿Cómo es posible que haya desviaciones de obra tales que arruinen todo el trabajo?

O lo que es lo mismo, ¿cómo un día está todo bien en la obra, y en poco tiempo, cambia tanto la ‘película’?

Todo el trabajo y aciertos realizados, ¡al garete!

Bueno, en realidad tú y yo sabemos, que esto no es de un día para otro.

Pues también sabemos que por una desviación o dos, no pasa nada, y además tenemos recursos para solventar esta situación, incluso otras más problemáticas, ¿o no?

En realidad, el problema no es una desviación, sino un cúmulo de desviaciones de obra tales, que nos sentimos desbordados absolutamente por la situación.

Y además, no sabemos cómo salir de ese pozo.

Recordamos el día que empezamos la obra, con ilusión. Con muchas ganas de hacerlo bien

-‘Esta vez sí, en esta obra demostraré realmente mi valía.’

Y si es nuestra primera oportunidad, estamos deseando iniciar nuestra carrera con honores.

Pero las desviaciones de obra se cruzan en nuestro camino para arruinarnos el día, el mes, y hasta unos cuantos meses seguidos.

Meses de mucho trabajo en unas condiciones lamentables.

Y así es nuestro aspecto, cuando el suplicio y la tortura termina, si es que termina, o dicho de otra forma, si es que la empresa opta por ayudarnos o apoyarnos en lugar de soluciones más drásticas como la de sustituirnos.

Muchas veces te he comentado que me ha tocado llegar a una obra para sustituir a un compañero, y el desastre era importante.

Lleva tiempo arreglarlo.

Mucho más coste del que hubiera sido necesario en un principio. Y tú sabes que cuanto más tiempo tarde la empresa en tomar soluciones drásticas, más difícil de reconducir la situación.

Pero sobre todo, lleva muchísimo esfuerzo reconducir tantas desviaciones de obra.

Porque las ‘desgracia no vienen solas’. O como decimos en obra:

-‘Pongo un circo, y me crecen los enanos.’

 

¿Por qué las desviaciones de obra atraen más desviaciones de obra?

Poco a poco, en una obra donde empiezan a acumularse las desviaciones de obra, nuestros esfuerzos se van consumido sin resultado.

Y además, a medida que aumenta las desviaciones de obra, van aumentando:

    • El trabajo
    • Los Problemas
    • Horas extras trabajando más y más, cada día más agotado.
    • Malas decisiones, sin tiempo, sin datos, precipitadas.
    • Y con todo lo anterior, cada día cometemos más errores.
    • Y la obra, parece que se empeñara en demostrarnos en que no somos capaces con ella.
    • Y los objetivos... cada vez más lejos.

Esta no es la forma normal de llevar una obra, es una forma caótica, en la que hay que tener muchas espaldas y recursos personales,  para sobrevivir sin que llegue a afectarnos a nuestra salud (física y mental), y hasta a nuestra vida personal.

Pues todo se pone ‘cuesta arriba’.

El ambiente está para pocas bromas.

La cara y el gesto de nuestros jefes es un poema, por decirlo suave. Temblamos cuando vemos su nombre en la pantalla de nuestro móvil.

La obra sufre, cada día más.

Y con ella, todos los que en ella trabajan… poco a poco acaba afectando a cada vez más personas.

Es como un cáncer, donde ya no sabemos el inicio, ni el fin.

Y con ese cáncer, parece que se van esfumando los apoyos de las personas que participan en nuestra obra.

Nuestras opiniones parecen no ser válidas, para los más susceptibles, toda nuestra persona nos parece no válida.

¡Qué sentimiento más horrible! ¿Con qué estado de ánimo llegamos a casa?, y además acumulando noches en vela, llegamos al día siguiente a obra, pero ¿cómo llegamos? Casi arrastrándonos.

Obra que antes nos hacía tanta ilusión, y ahora… es un tremendo suplicio.

Empiezas a temer por tu continuidad en tu puesto, en tu obra, y quizás hasta en la empresa.

NI siquiera ‘te dan un respiro’, ni siquiera ‘te das un respiro’… Pues aunque intentes ocultarlo, tu mente en estos momentos es tu peor enemigo fabricando futuros cada vez más inciertos y negros.

¡¡¡Y todo por las dichosas desviaciones de obra!!!

DESVIACIONES DE OBRA EL HORROR PARA EL JEFE DE OBRA

 


¿Quién no ha estado en mayor o medida sometido a tanta tensión?

¿Quién no ha sufrido desviaciones de obra?

Gracias por leer este artículo, no dejes de compartir tus experiencias.

2 Comments

  • Raul Almonte

    Reply Reply 12 Junio, 2017

    ¿Cómo no sentirme identificado?. Recuerdo que el tono de llamada que le puse al dueño de la constructora eran los primeros compases de la 5ta sinfonía de Beethoven. Cada vez que sonaba, sudaba. Y la frase de rigor era:”mirá cómo va tu obra” cuando las cosas iban mal. Por supuesto, la obra le pertenecía cuando todo marchaba como relojito. Jajaja!!. En fin… por suerte ya hay disponibles herramientas que ayudan y ¡mucho! para controlar los desvíos. ¡¡EXCELENTE ARTICULO!!

    • Isaura Ardila

      Reply Reply 13 Junio, 2017

      Sí, esos tonos de llamada, en mi caso, no era por desviaciones, sí por estrés cada poco tiempo tenía que cambiarlo, pues sólo oírlo me estresaba. Una época de retos complicados y difíciles, que trajo mucho aprendizajes, eso sí.

      Gracias Raúl por el aporte

Leave A Response

* Denotes Required Field