DIRECTOR DE EJECUCION

DIRECTOR DE EJECUCION de Obra: 10 ERRORES QUE NO Debes COMETER

Errores que un DIRECTOR DE EJECUCION DE OBRA no debe cometer trata de exponer los más habituales, sobre todo, cometidos por los más inexpertos. Puesto que sois muchos que iniciáis vuestra carrera ejerciendo las funciones y asumiendo las responsabilidades de un DIRECTOR DE EJECUCION de Obra, y porque además me lo habéis solicitado, este post va dedicado a todos aquellos que, por email privado, o bien, por las Redes Sociales, me habéis solicitado algo de ayuda respecto a este puesto de trabajo, tan relevante en la obra.

El artículo se compone de tres partes. En la primera, desarrollo los errores que a mi juicio he observado en obra por parte del DIRECTOR DE EJECUCION: 10 ERRORES DE UN DIRECTOR DE EJECUCION, desde mi puesto de Jefe de Obra, y por tanto, con asiento de primera fila en su observación y consecuencias sobre la obra. En segundo lugar, unas REFLEXIONES, dada la gran responsabilidad que se asume, me parece oportuno. Y en último lugar, una CONCLUSIÓN que espero te haga reflexionar y encontrar muchas respuestas a situaciones difíciles.

Por si te preguntas ¿qué experiencia tengo yo como DIRECTOR DE EJECUCION?, te diré la verdad: poca. Sí he ejercido y desarrollado sus funciones, pero durante un corto período de tiempo, por lo que rara vez hablo de esta experiencia, y ni siquiera la incluyo en mi CV.  Aunque aportar me aportó grandes aprendizajes.

También te invito a que revises las funciones de un DIRECTOR DE EJECUCION  en el siguiente artículo.CLIC AQUÍ.

 

10 ERRORES DE UN DIRECTOR DE EJECUCION

  • 1 NO CONOCER EL PROYECTO Y EL CONTRATO.

No se debe ejercer este puesto (DIRECTOR DE EJECUCION) e ir a las visitas de obra en blanco, o tras la consulta o exposición en las mismas de una cuestión, posponer la resolución del tema hasta revisar el Proyecto.

Quiero decir, una cosa es buscar más información, verificar, cerciorarse. Ampliar, sopesar.

Y otra, no saber de qué te están hablando.

Como DIRECTOR DE EJECUCION tienes que cumplir con las obligaciones y responsabilidades marcadas en la LOE. Si bien es verdad, que nunca se cumplen todas (replanteos, etc…), tampoco se puede uno pasar al otro extremo y no haberse empapado el proyecto que va a DIRIGIR.

Cada reunión de obra es una negociación, si no vas preparado… es más fácil que otro consiga ventajas más provechosas para sus intereses.

Y si como DIRECTOR DE EJECUCION no te has preparado lo suficiente, además no sabrás lo que es más conveniente para tu obra.

Y en cuanto a la obra, además de según con quien trates, podría implicar bajada de calidad, o ejecuciones no del todo cuidadas.

En cuanto a tu imagen como DIRECTOR DE EJECUCION, da la impresión de relajado. Y si tú te relajas en determinados aspectos, sobre todo, en su cuidado, es fácil que, si no tienes un Jefe de Obra  respetuoso con la técnica constructiva, se relajen muchos ánimos y exigencias.

Además del Proyecto, debes conocer las cláusulas del Contrato que ha suscrito tu Propiedad con el constructor.

 

  • 2. NO LLEVAR A OBRA TU DOCUMENTACION

La documentación necesaria para la realización de tu trabajo, el de DIRECTOR DE EJECUCION.

Y en los tiempos que corren, no hay excusa. Antes era más engorroso tener que aparecer con tus planos y con tus apuntes respectivos, pero ahora con una Tablet o similar es mucho más cómodo y eficaz.

Los planos de por sí, no constituyen la verdadera importancia de aportar tu documentación, pues los puedes encontrar en obra, y el constructor te los facilitarás las veces que lo requieras; pero seguro que en tus revisiones previas a la obra, durante la obra, etc… tienes tus particulares anotaciones: puntos a tener en cuenta, a cuidar, a revisar, a definir, incidencias particulares, etc… Una valiosa fuente de información que no puedes dejar en manos del constructor únicamente.

Y tu imagen, como DIRECTOR DE EJECUCION, no sólo ante el constructor, que entiendo no te comprometa mucho, salvo por la importancia que tiene no contagiar excesiva relajación en las exigencias de la obra.

Pero a tu lado están un Director de Obra, y posiblemente la Propiedad, o algún representante. Y tú quieres que en un futuro vuelvan a contar contigo, pues empieza a trabajartelo, desde el principio.

Y cuando me refiero a documentación, no sólo me refería a planos, sino a toda la que puedas, y mejor escaneada. Cosas tan importantes como el presupuesto final objeto de contrato con el constructor y la Propiedad, pues muchas veces se modifica el Proyecto, con acuerdos entre ambos. ¿Cómo puede un DIRECTOR DE EJECUCION no conocerlo al dedillo?

Ten tus archivos de la obra (en tu dispositivo) completos, y escaneados, ordenados. Y accede a ellos en DROPBOX, o en tu Tablet, o como prefieras.

Como te decía, en la época actual no hay excusas, ya hay hasta APPS que te facilitan el trabajo de recogida de datos en obra, supervisión de la misma y elaboración de informes a la propiedad. 

  • 3. NO REVISARTE A CONCIENCIA LAS ACTAS.

En la mayoría de las ocasiones es el constructor quien prefiere elaborar las Actas.

Pues quien reparte, se lleva la mejor parte.

Cuando se deja por escrito y se firma, los matices son importantes.

Te lo digo yo, que he rellenado muchas Actas como Jefe de Obra, de forma muy habilidosa, para aparentemente parecer ecuánime, pero dejando todos los terrenos bien abonados…

Y sin faltar a la verdad.

Por ello, es importante que tengas un modelo de Acta estudiado, que facilite la consulta y recogida de datos, y que fuerce a que éstos sean más esquemáticos.

Las conclusiones de estas Actas, debes tenerlas interiorizadas, o bien, recogidas EN TU DOCUMENTACIÓN (ver punto anterior), como quieras o prefieras, pero debes estar al día de las modificaciones y de las decisiones que se van haciendo y adelantarte a su repercusión en obra, o en otras unidades, en lo que a técnica, plazos o economía se refiere.

Es un engorro hacer las Actas, pero quien las hace, lleva ventaja. Eso, o preócupate por corregirlas.

 

  • 4. UN DIRECTOR DE EJECUCION NO SÓLO SUPERVISA, ES UN DIRECTOR

Y con ello, no quiero decir que un DIRECTOR DE EJECUCION no tenga que supervisar la obra, sí tienes que hacerlo.

Me refiero a que no te dediques sólo a esto.

Si eres Director de EJECUION, y lo eres, debes dar tus indicaciones mucho antes de que ejecute, con el tiempo suficiente para que se pueda preparar la obra.

Marca tus criterios como DIRECTOR DE EJECUCION en la obra sobre cómo se tienen que ejecutar cada unidad, o grupo de unidades, por adelantado.

Esto denota tener las cosas claras, imprime seriedad y profesionalidad, experiencia, autoridad.

Hay muchas cosas que vienen definidas en el Proyecto, pero muchas otras que se sobreentienden, y otras que ni siquiera esto.

No esperes a la consulta/propuesta de un Jefe de Obra sobre muchas cuestiones críticas de la obra. Y aunque sean conocidas por todos, establece desde un principio tus criterios de aceptación y rechazo.

Esto es aumentar el Respeto a las normas de la buena construcción en obra. Es ejercer como DIRECTOR DE EJECUCION.

Te garantizo que tiene efecto sobre los responsables de la constructora en obra, y por tanto, sobre la obra.

Son cosas como: desencofrados, hormigonados (temperaturas, lluvia, curado, etc); cargaderos, apoyos de fábrica en forjados, en fin…

Un montón de cosas. Antes de entrar en una fase de obra, es bueno repasar junto con el Jefe de Obra, como quieres que se haga todo y da tus indicaciones y criterios de aceptación y rechazo.

Si careces de experiencia, y no te ves preparado para mantener esta reunión (no quieres que el Jefe de Obra conozca tus carencias), pues prepárate la reunión, indica de qué quieres hablar, antes has estudiado la técnica constructivos  de estos aspectos que quieres tratar, y deja que hable el Jefe de Obra sobre cómo tiene penado hacerlo.

Recuerda que debes haber estudiado este aspecto. Por ejemplo, si estás tratando la ejecución de una fachada de ladrillo, repasa cómo se debe ejecutar e investiga cuáles son sus patologías más habituales y sus causas. Da en tus obras las indicaciones necesarias, para que esas causas no se produzca. Es algo así como decir, ‘en los cantos de forjado no se admitirán ladrillos de menos de 3 cm de espesor’, o bien, ‘cuidado con los replanteos de los cantos de forjado, pues en proyecto no se ha considerado el aislamiento de éstos (sí en el presupuesto) y sí se ha de ejecutar, por supuesto, para evitar los puentes térmicos’.

Y, por supuesto, en estos casos da esas indicaciones antes del replanteo de los cantos de forjado, que se debe hacer desde la cimentación. Pasada ésta, el efecto no es el mismo, es más, en caso de no haberlo tenido cuenta, el constructor podría variar esas líneas para contentarte, y disminuir parte de la superficie útil. Cuidado con esto. Aunque le taches de todo, el error ya estará en la obra.

Cuidado por tanto a las indicaciones que das como DIRECTOR DE EJECUCION y a los tiempos de la obra. Dirigir implica guiar, y esto obliga a ir por delante de los demás.

Y por último, déjalo reflejado y firmado por todos en el Acta o Libro de Visitas.

Establece tus procedimientos de revisión, fichas técnicas, acometidas, proyectos, elaboración planos As Built, recepción, desde un punto de vista razonable y que se pueda llevar a la práctica.

Y algo muy importante, como todo tiende a relajarse un poco incluso el grado de perfeccionamiento en la ejecución, exige siempre por encima del nivel que estés dispuesto a tolerar como DIRECTOR DE EJECUCION, para que cuando se produzca esta tendencia a la baja, siempre se quede por encima de tu nivel mínimo aceptable.

  • 5. NO REVISAR LA IDONEiDAD DEL JEFE DE OBRA.

Puede que no en todos los casos te sea posible con antelación al inicio de obra, pero sinceramente, yo no dejaría, o mejor dicho, yo no asumiría la responsabilidad de la DIRECCIÓN DE EJECUCION DE UNA OBRA teniendo al mando de la obra (Gestión y Ejecución) a cualquiera.

Porque según la calidad de éste, acabará así siendo la de mi obra (tu obra como DIRECTOR DE EJECUCION).

Y no me refiero a exigir que el Jefe de Obra tenga mucha experiencia, 10, 15, 20 años…

No me refiero a esto.

Pues además, también dependerá de la complejidad de la obra.

Me refiero a analizar la visión de ese Jefe de Obra:

 

  • ¿Qué formación tiene?
  • ¿Qué trayectoria tiene?
  • ¿Qué tipo de obras ha realizado?
  • ¿Cuál es su particular visión de la obra?
  • ¿Cuál es su criterio de aceptación sobre la ejecución?

Demasiado importante para dejarlo pasar.

  • ¿Es un Jefe de Obra técnico, respetuoso con la prevención y las buenas prácticas?
  • ¿Es un Jefe de Obra que sólo le importa el tema económico?
  • ¿Es confiable?
  • ¿Cuánto tiempo lleva en la empresa?
  • ¿Qué dicen sus jefes de él/ella?

Si no tienes oportunidad de verificarlo antes del inicio de la obra, sí puedes ir haciéndolo durante la misma, cuanto antes mejor. De hecho, es lo que un DIRECTOR DE EJECUCION experimentados hace.

Ponle a prueba (sin machacarle, por favor):

  • ¿Cómo RESPIRA?
  • ¿a qué le da importancia?
  • ¿Cuáles son las cuestiones que trata en la obra?
  • ¿Cómo las trata?
  • ¿A qué resultados está enfocado?

Y para sopesarle bien, recuerda que debes conocerte el Proyecto, con todas sus lagunas y errores, ya me entiendes.

  • 6. PERMITIR QUE EL JEFE DE OBRA ESTÉ SIN RECURSOS EN SU EQUIPO.

Me dirás que ya tienes bastante con tus funciones y responsabilidades como DIRECTOR DE EJECUCION, como para ocuparte de esto.

Y te diré que depende de la complejidad de  la obra.

Pero la cuestión es que muchas constructoras, erróneamente, pretenden ahorrarse dinero eliminando figuras como el Administrativo de obra, o el Ayudante o el Jefe de Producción.

Ya te digo que dependiendo de la complejidad de la obra y de las circunstancias, más que del volumen de la obra, y de la organización interna de la empresa constructora (aquí sí que no tienes acceso).

Lo cierto es que en una obra de edificación, cada día hay más papeleo, y las empresas constructoras cada vez están más organizadas, y tienen organigramas más complejos.Esto implica sistemas, procedimientos… más burocracia.

Cuando un Jefe de Obra está solo, es muy fácil que no llegue a cumplir con todas las funciones de: Jefe de Obra, del Jefe de producción y del Administrativo.

Siendo la logística necesaria para que la obra marche, y teniendo toda la presión del mundo para ello, incluso la de la Propiedad y Directores de Obra, es fácil que desatienda determinadas funciones, pues no llega a todo.

Funciones tan importantes como la supervisión de obra, que delegará en su mayor parte a su encargado. Entonces si éste era una pieza fundamental, ahora es demasiado relevante pues la calidad de la obra pasará por completo, por él.

¿Ningún DIRECTOR DE EJECUCION quiere esto para su obra?

Estás en sus manos, todos están en las manos del criterio del encargado.

Que dicho sea de paso, una empresa constructora que tiene esa visión, hará lo mismo recortando personal de obra. obligando al encargado a ejercer de recurso preventivo, de encargado, de oficial, de señalista, incluso de almacenero, en labores de revisión de documentación trabajadores a su entrada en la obra, en temas de albaranes, haciendo de encargado de las subcontratas (puesto que éstas por ahorrarse también tienden a reducir costes).

Conclusión: el encargado tampoco estará al 100%. Ahora ya no estamos ni siquiera en sus manos… estamos en demasiadas variables en manos de… ¿De quién? ¿Con qué preparación? ¿Con qué criterios? ¿Con qué intereses? ¿Con conocimiento de qué indicaciones? porque de las tuyas que nunca has hablado, ni hablarás con él, no.

Ni siquiera el Jefe de Obra suele hablar con esta persona X. Que muchas veces es el azar, o la casualidad, ni si quiera persona/s. Y no hablo de transmitir órdenes, sino de supervisar que se cumplan de la forma correcta.

Y ante todo este panorama, tienes un Jefe de Obra colapsado, agobiado, presionado.

Mejor dicho, más que un Jefe de Obra, tienes un Gestor a ratos, y a veces, tan sólo, un Administrativo caro (cuando su sueldo es de Jefe de Obra).

Y esta es la realidad de muchas obras, ni más ni menos. Y ni siquiera hace falta que las cosas se tuerzan o vayan mal.

La Propiedad y las Direcciones son las que declinan la balanza, permitiendo estas situaciones (que no son tu responsabilidad, ni mucho menos, pero que puedes y debes evitar en tu obra).

De hecho, si estás en un PAU observa los equipos de obra del resto de constructores, compáralo con el tuyo.

También puedes observar la cara de cansancio o estrés, malestar, del equipo de obra, cuando las cosas no van mal, son indicativos de que algo no marcha bien.

  • 7. NO SABER DECIR NO A TU CLIENTE.

Y más con los tiempos que corren, difícil pero necesario.

¿Te suena alguna de estas situaciones? Por citar sólo algunas:

  • Personas ajenas a la Dirección Facultativa tomando decisiones (Propiedad) que corresponden únicamente a dicha dirección de obras y sin consenso con ésta.
  • Proyectos con errores, que la Propiedad decide seguir hacia delante y solventarlos en un futuro, o sobre la marcha.
  • Falta licencia de Obra.
  • Constructor sin Plan de Seguridad.
  • Ser Director de EJECUCION de Obras, Coordinador de Seguridad y Salud, Jefe de Obra, todo a la vez. Esto en pequeñas promociones.
  • Ser todo lo anterior y que no te dejen decidir.
  • Ser todo lo anterior por un sueldo muy bajo.
  • Obras que deberían se paradas, por lo menos hasta regularizar la situación, y por imagen continúan muy a pesar tuyo.
  • Recepción de Obras que no están para ello.

Y muchas situaciones embarazosas, que se dan, y que no deberían, y en las que te ves involucrado y por temor a perder clientela y trabajos, no tienes más remedio que aceptar. O eso piensas, por lo menos.

  • 8. NO REALIZAR VISITAS INESPERADAS.

No se trata de que toda los días estés en la obra. pero por lo menos hasta que no tengas claro todo lo anterior: qué clase de equipo tienes, sus valores, sus limites, sus criterios, su entorno laboral, es bueno que no te relajes.

Tampoco se trata de imprimir desconfianza en dicho equipo de obra.

Pero no te ciñas sólo a las visitas semanales, es bueno que pases por obra de vez en cuando, y sin avisar.

Sin ningún motivo.

Y puede incluso que encuentres al Jefe de Obra demasiado atareado, como para atenderte, o apurado por hacerlo. No importa, no se trata de visitarle a él y si de tomar nota de cómo se hace la obra cuando tú no estás. ¿Está igual que en los días de visita?

No me refiero al avance, que está claro que está en ejecución. Sino a todos los demás criterios que debes observar:

  • Puesta en Obra.
  • Ejecución.
  • Equipo humano, equipo constructor.
  • Recursos en obra.
  • Limpieza y orden.
  • Seguridad: medidas y prevención.
  • Organización, coordinación.
  • Cuidado de lo ya ejecutado.
  • Recepción de materiales.
  • Acopios.
  • Hitos.

Ese tipo de cosas, muchas se observan desde la calle también, desde el coche. Si sabes de obra, sabes a lo que me refiero.

Te diré que en los equipos de obra hay grandes vendedores de imagen.

Sí, vendedores.

La verdad: todos vendemos algo. Cuanto antes lo tengas claro, mejor te irá.

Todos. Los comerciales no suelen ser profesionales muy envidiados, y su trabajo a puerta fría es duro. Pero hoy por hoy, todos vendemos algo.

Un Director de EJECUCION de Obra también.

Y un Jefe de Obra y/o Equipo de Obra también.

Y entre estos últimos, hay verdaderos expertos en manejar las situaciones y en dar una imagen que, a veces, no se corresponde del todo con la realidad.

Por ello, es bueno realizar visitas inesperadas.

Y es más, en obra, no te dejes guiar siempre.

Sé tú quién propongo ver tal bloque, planta o edificio.

No confundir con la realización de muestras según el avance de la obra, donde acudirás siempre al mismo, pues la obra tiene un orden, un principio y un final.

Pero en cada reunión de obra,  ten tu propio criterio sobre lo que quieres revisar, llévalo ya preparado, exponlo.

Pero no lo expongas con mucha antelación, perderás el efecto sorpresa, los equipos de obra somos expertos en dar indicaciones subliminales delante de la Dirección Facultativa.

Si estamos organizamos, sabemos cuáles son los puntos flacos de nuestra obra, esos puntos que no queremos que vea ningún Director de EJECUCION de Obra. Y si anticipas tu intención de dirigirte a ellos, nos basta una mirada tan sólo entre el encargado  y Jefe de Obra, para engordar el punto flaco, o impedir que llegues a él, por lo menos en el día de hoy.

Somos realmente habilidosos en esto. Tenemos mucha creatividad.

El que no queramos que lo veas en ese momento, no es porque sea una futura patología o algo que se va aquedar ahí mal hecho. Muchas veces es por imagen, o un error detectado por nosotros y que se tiene la intención de solventar, pero que no ha dado tiempo, o que no queremos dar explicaciones de ese error (queremos solucionarlo y ya), o bien, que haya mal rollo, o que se perjudiquen otros aspectos y negociaciones con la Dirección de Obra.

O no queremos perder tu confianza.

Si se va a solventar, entonces mejor que no sufras innecesariamente. Por esto, es también muy importante que conozcas los valores de las personas del equipo de obra.

Porque habrá otros que sencillamente lo quieran tapar, por eso es tan importante, contar con buenos profesionales a pie de obra, con ética y honestidad.

  • 9. NO IMPLICARTE EN LA PREVENCION.

La mayoría de los Directores de EJECUCION y DIRECTORES DE OBRA en sus visitas a obra están también pendientes de la prevención.

Es un error muy grave no hacerlo. Y es conveniente tener una relación con el Coordinador de Seguridad.

Este aspecto es importante cuidarlo en la obra, por  muchos motivos:

  • Puedes impedir una desgracia.
  • Realmente no cuesta tanto, indicar una corrección.
  • Es nuestra obligación moral.
  • Es nuestra responsabilidad profesional.

  • 10. NO DELEGAR CORRECTAMENTE EN TU AYUDANTE DE DIRECTOR DE EJEECUCION.

Este tema es espinoso.

Son muchos los Directores de Obra que cuentan con ayudantes, que son los que en obra y en oficina, les hacen los trabajos más pesados, como revisión de armaduras una por una, etc.

Es bueno que en las primeras revisiones de una fase de obra, seas tú quien acompañe a tu ayudante y marque los criterios.

Igualmente es bueno que al constructor le indiques las limitaciones de tu ayudante y cómo proceder con él, ante dudas consultas, etc.

Para luego dejarle a tu ayudante al cargo, pero siempre habiendo delegado correctamente.

Esto evitaría que se confundieran muchas líneas y se traspasaran, enrareciendo y complicando las cosas de una obra, ya de por sí complicadas.

Existen personas que vienen a revisar.

Y otras que vienen a pilla

Y aunque pudiera parecer lo mismo, no lo es.

El enfoque cambia, se pierde el objetivo, y por el camino todo el mundo es susceptible de equivocarse. Incluso tu ayudante.

No sólo se equivoca un constructor. Muchas veces es el propio ayudante el que comete errores. Tales como hablar más de la cuenta, o dar indicaciones no consensuadas con su Director de EJECUCION. O acceder a criterios de aceptación que tampoco el DIRECTOR DE EJECUCION ha autorizado, no explícitamente, por lo menos.

Comprometiendo a constructor y a DIRECTOR DE EJECUCION.

ENRARECIENDO el ambiente.

De esto siempre sale perjudicado el CONSTRUCTOR, mejor dicho, su responsable: el Jefe de Obra, o el interlocutor del ayudante cuando se cuajó la desgracia. Cuando el error salta, o las consecuencias de éste, mejor dicho.

Pocos son los que dan un paso al frente. Incluso aunque muchas veces el propio Director de EJECUCION sepa quién es el responsable.

 

Si esto se repite en más de una ocasión, pudiera perjudicar gravemente al Jefe de Obra delante de otras personas relevantes de la obra (Propiedad, Director de Obra, etc). Enrareciendo aún más el ambiente.

En casos más graves, y sumado a esto, el jefe de Obra responderá de los suyos propios y de los de su equipo, y a estas alturas es difícil que se le pasen mucho más…

Puede que nos quedemos sin un Jefe de Obra que no era bueno, o que sí lo era. Son situaciones muy complejas, la obra ya de por sí lo es.

Lo que vengo a explicar es que si el Jefe de Obra no está preparado, es una cosa.

Si las relaciones con la constructora no son buenas, es otra cosa.

Pero que nada de lo anterior se haya desencadenado por no haber delegado y dejado claro cuáles son las funciones de un ayudante del Director DE EJECUCION de Obra. O que su confusión, enturbie la obra.

En obra se dan muchas circunstancias, normales, incidencias, imprevistos, y no se deben gestionar todas como un intento de engañar a alguien. Por ello, el tergiversar ciertas conversaciones puede ser muy dañino.

REFLEXIONES

  • Conoce tus responsabilidades.

No se pueden asumir determinados puestos tales como el de DIRECTOR DE EJECUCION, sin conocer las responsabilidades que implican en todo su extensión.

 

  • Conoce la repercusión de la situación sobre tus responsabilidades.

Cuando se dan situaciones que rozan el límite de la Legalidad, e incluso la sobrepasan, debes conocer claramente qué papel juegas en las mismas, cuál es tu responsabilidad como DIRECTOR DE EJECUCION.

El ser joven, o inexperto, no te libra de las responsabilidades. El desconocimiento de éstas, tampoco.

Cuando firmas hacerte cargo de una Dirección de Obra debe tener muy claro dónde, qué implica y por qué responderás.

Si no lo sabes, los Colegios profesionales tienen editados Manuales a este respecto, o bien, los Servicios de Asesorías de éstos te pueden ayudar.

  • Para hacerte cargo Y afrontar responsabilidades de una Dirección de EJECUCION no hace falta tenerlo todo firmado.

Es decir, no quieras eludir responsabilidades COMO DIRECTOR DE EJECUCION pensando que como aún no has llevado al Colegio la Hoja de encargo debidamente cumplimentada, estás exento.

Para la Ley, e independientemente de si se ha completado por escrito o no, eres responsable en el momento que empiezas a realizar funciones de Director de EJECUCION. Tales como visitar el solar, o visitar la obra.

Por lo tanto, debes evitar en todos estos procesos, no es la firma final, sino que se realicen sino están completa y perfectamente legalizados (por ejemplo, empezar una obra sin licencia, y sin firmar tu hoja de encargo no te exime de responsabilidades).

 

  • Establece tus límites.

A estas alturas ya sé que alguno se habrá agobiado. Pues su empresa, o la persona para la que trabaja, le habrá obligado a asumir situaciones fuera de lo legal, O ROZANDO LA ILEGALIDAD, y el trabajo escasea.

Cuando las cosas se pongan feas, si llega el caso, al Juez esto no le vale.

Y esa persona, tendrá suficiente con intentar sobrevivir ella, no se preocupará por ti.

Un trabajo es un trabajo, tu vida, tu carrera, tu familia, tus aspiraciones, son mucho más importantes que ese sueldo, que además será escaso.

Porque como se hace una cosa, se hace todo.

A mis mentorizados ante estas consultas siempre le digo que sean fieles a ellos mismos, que establezcan un límite de lo que están dispuestos a aguantar y lo que no.

Y que si hay personas despiadas, o excesivamente tranquilas, también las hay profesionales, serias y decentes. Será cuestión de seguir buscando hasta dar con la adecuada.

El riesgo que asumes es demasiado alto, no compensa. Pero sé tú quién establezca tus límites. Y sé fiel a ellos.

 

  • Tu instinto

Como todo en la vida, para todo las situaciones que he relatado en el artículo de hoy, es importante también.

 

  • Ni exceso de Confianza, Ni impedir trabajar por Desconfianza.

Nunca te fíes de nadie al 100%, en obra me refiero. Tampoco es que vayas de desconfiado por la vida.

Mucho menos caigas en el error de valorar a los profesionales en obra por la primera impresión, o por si te caen simpáticos. Es importante el trato, pero más importante su profesionalidad y ética.

Las cosas se demuestran andando, no con palabras.

DIRECTOR DE EJECUCION DEO 10 ERRORES QUE NO DEBES COMETER

CONCLUSION

Cuando lo que prima es la obra

Cundo un grupo de desconocidos, profesionales del mismo sector y con experiencias diversas que se complementan; se une para trabajar por y para la obra, dejando en principio a un lado sus intereses, lo que sucede en esas mesas de reuniones, y en la obra, es pura magia. Es cuando todos al servicio de la obra, y con la energía enfocada en ésta, cada uno en su puesto y con sus funciones, con profesionalidad y responsabilidad; es cuando realmente se consiguen grandes logros y se enriquece uno como profesional, cuando se aporta al mundo un gran granito de arena, cuando se duerme satisfecho.

Y además, la obra a cada uno le devuelve precisamente lo que iba buscando: sus intereses.

Y tú como DIRECTOR DE EJECUCION puedes contribuir mucho a que el resultado final de la obra sea más que bueno.

¿Quién no quiere trabajar así?

¿Por qué a veces complicamos la obra más de lo que ya es?

¿Conoces más errores de un Director de Ejecución que quieras compartir?

Gracias por tu opinión es muy importante.

 

AUTOR ARTICULO ISAURA ARDILA

Leave A Response

* Denotes Required Field