liderazgo en obra

EL SECRETO del exito de una Obra: EL LIDERAZGO


man-with-bulb-01¿Por qué tengo que ser un líder para ser un Jefe de Obra exitoso?

…Porque las personas primero creen en el líder, y luego en la visión, así somos las personas, construye primero tu liderazgo,  y luego ellos te seguirán a ti, a tu visión.

–          Como Jefe de Obra tienes que tomar decisiones difíciles, tienes que dirigir la obra y todo lo que ello conlleva, tienes que conducir ‘el barco a buen puerto’, tienes que ser el líder de esa obra.

–          No importa lo bueno que seas como técnico, no puedes conseguir el éxito en una obra tú solo, necesitas trabajar con más personas. Si todos estuvieran organizados para, por sí solos y de forma aislada, llegar al mismo puerto al mismo  tiempo, no necesitarían un líder… pero la cuestión es que eso es verdaderamente difícil, por no decir imposible. Por lo tanto, necesitas ser el líder de esa obra.

–          Si quieres llegar a ser un buen Jefe de Obra, tendrás que liderar a tu equipo de obra, incluso a los colaboradores en la misma, que son muchos, tus jefes tendrán que confiar en tu criterio, en tus decisiones, la Dirección Facultativa deberá creer en ti, y la Propiedad deberá tener en ti la confianza para llevar a buen puerto su obra, sin estos ingredientes es muy difícil llegar al éxito.

 

 Una de las cosas más difíciles para un Jefe de Obra es ser un Líder…

Por la sencilla razón que nadie nos ha enseñado a serlo, ni siquiera en muchas ocasiones sabemos que hay que serlo… El Liderazgo es raro que se enseñe, ¿verdad? De hecho son pocos los que se forman. Por eso hay tan pocos líderes.

Y sin embargo, es necesario, para superar retos y llevar ‘la nave a buen puerto’…, pero una vez que lo consigues, si bien no en el grado más elevado, pero sí en un punto importante, la facilidad de resolución, el conducir equipos humanos, etc… cobra una dimensión mucho más fácil, te sientes más valorado, y conseguir tus objetivos es mucho más fácil.

Porque en una obra se dan dos tendencias: cuando las cosas van bien, y cuando las cosas van mal, estadios intermedios desembocan irremediablemente en una u otra, según las decisiones que se tomen y el momento en el que se tomen:

–       Decisión correcta + Momento correcto        ÉXITO

–          Decisión incorrecta   + Momento correcto        = Error

–          Decisión correcta + Momento incorrecto           = Resistencia

–          Decisión  incorrecta  + Momento incorrecto           =  Desastre

 

Cuando las cosas van rodadas: detrás de este éxito, en un alto porcentaje, está la esencia de un líder, (yo desde luego aseguro que el trabajo del Jefe de Obra es silencioso, constante y está detrás de toda la obra, y que en muchas ocasiones no se ve, en la gran mayoría diría, pero es imprescindible).

De hecho son muchos, los que aseguran que una obra con un buen encargado funciona, aún sin Jefe de Obra… Estas personas se basan en que el Jefe de Obra cuando está de vacaciones no interviene, y sin embargo la obra sigue funcionando perfectamente…. lo que no saben es que aunque esté ausente, su trabajo, silencioso, constante, y siempre por delante de la obra, estaba ya hecho, por eso la obra funciona sin él, en un período de tiempo relativamente corto, luego hay que seguir preparándola….. ¡claro!

 ¿Y si el Jefe de Obra no es bueno, y aun así, teniendo un buen encargado, la obra se ha terminado?…..Quizás se llegue al puerto deseado, ¿pero estamos seguros que en las mismas condiciones?……No es lo mismo llevar la nave a puerto intacta, que llegar con las velas hechas jirones y el casco lleno de boquetes, ¿no? La obra aunque se llegue a terminar en plazo, puedo asegurar que los beneficios para la constructora no serán los mismos, y me atrevo a asegurar que la calidad del resultado tampoco. A veces es el Jefe de Producción el que por su valía asume este reto, y no necesariamente el Jefe de Obra, pero estoy hablando de éste como líder, y un líder no se puede permitir el lujo de no estar a la altura, como te explico más adelante, por eso que me refiero a él, aunque mis palabras están dedicadas a todos aquéllos que quieran desarrollarse como buenos profesionales, y futuros líderes.

 

¿Y en el peor de los casos, cuando las cosas se ponen más difíciles en la obra?, Es cuando más se necesita a un líder.

Algunos de los motivos que hacen que conseguir el objetivo sea una misión casi imposible son: faltan recursos, las decisiones de la Dirección de la empresa constructora afectan de forma muy negativa al desarrollo de la obra (esto que parece una contradicción casi imposible, a veces ocurre, se suele dar en organizaciones cuando en la cima existe falta de Liderazgo, en un próximo podcast, volveré a esta afirmación para demostrarlo); etapas como la crisis hacen que los ánimos estén bajos, los nervios a flor de piel, los recursos sean mínimos y quizás no de la cualificación deseada; el Proyecto es deficiente y complica el transcurso de la obra, al igual que las relaciones entre constructoras y otros agentes cuando son muy tensas, otro factor es la propia ejecución de la obra cuando es complicada,.. La Lista de las posibles causas que originan problemas en una obra es casi interminable, pero sea cual sea su naturaleza, lo que es indudable, es que para solventar esta situación: Se necesita al líder  más que nunca.

La mala noticia es que para ser un gran líder hace falta haberse desarrollado y madurado, y esto aparte de con experiencia en el propio trabajo, y en el desarrollo personal, lleva aparejado el tiempo, hace falta tiempo para generar un gran liderazgo….

La buena noticia, es que los líderes no nacen, SE HACEN….Hay personas que nacen con una tendencia mayor que otras, pero todos podemos aprender a liderar. Existen técnicas de Liderazgo para ello, te recomiendo que desde ya introduzcas en tu rutina artículos, libros, asistas a conferencias, audio libros, hay un tesoro de información contenido en ellos y son muchas las ventajas que puedes sacar, no sólo laboralmente, sino personalmente.

Sabiendo ya su importancia, permíteme que te dé las claves del verdadero liderazgo, aunque primero, dejemos claro el concepto…

 

¿Qué es el Liderazgo?

No hay que confundir jefe con líder, ni poder con liderazgo. No es la posición lo que determina a un líder, ni el poder…. El liderazgo es el influjo que tienes sobre las personas que lideras (equipo de obra, subcontratas,  incluso si te posiciones como líder podrás llegar a influir hasta en la Dirección Facultativa….). Ahora bien, la influencia NO es manipulación. ¿Cuál es la diferencia? Manipular es convencer a las personas para que hagan lo que tú quieres, ¡¡influenciar a las personas es dirigirlas hacia el puerto deseado para beneficio de todos!!! Sí, dirigirlas…,  sí, motivarlas…

Los líderes influyen en las personas, los empresarios, los gerentes y/o Directores no necesariamente son líderes.  El liderazgo es influencia (y una dificultad añadida es que sólo podemos influir en ciertas áreas, no en todas)., no es posición, ni fama, ni poder… Un líder tiene que ganarse la confianza de su gente, su respeto… hay personas que sólo te respetan por el cargo que ostentas, por educación, y en la obra, las hay que ni siquiera por esto…

 

 ¡¡Los líderes mueven a la gente!!

 

¿Cuáles son los logros que puede conseguir una persona motivada?

Haz una sencilla reflexión, en cualquier etapa de tu vida de cualquier ámbito: recuerda  a igualdad de condiciones lo que conseguiste estando motivado/a, a diferencia de lo que conseguiste estando desmotivado/a….

Ahora imagina esa diferencia multiplicada por cada persona de tu equipo de obra…

Ahora multiplícalo por los encargados de tus subcontratas (en una obra normal serán 5, 10, 40….)… brutal ¿verdad? …

Y por último, multiplícalo por todos los que intervienen en una obra, serán de 20 a 200 personas trabajando en el mismo momento, a lo largo de toda la obra serán muchísimos más…

Lógicamente no puedes llegar tú a todos ellos, ni lo intentes….entonces, ¿cómo?…

 

Es mejor liderar líderes, que seguidores, porque éstos te traerán más seguidores.

 

Si lograras que personas muy relevantes como tu encargado, fueran líderes  bajo tu liderazgo…..

Y si consiguieras que los encargados de tus subcontratas fueran los líderes de su gente….

Tienes que conseguir esto, por los beneficios que conlleva, más aún si las cosas van mal…

Cuando las cosas van mal en una obra, hemos dicho que se necesita un líder…Es difícil llevar este barco a puerto en la fecha acordada ¿verdad?  ¿Cómo se consigue salvar todas estas tormentas?, ¿Cuánta energía cuesta desviar el barco de rumbo para luego con menos plazo tener que ganar ese tiempo perdido? Ante tal situación y desbarajuste de planificación, ¿cómo se sacan las obras adelante?…Pues con MOTIVACIÓN, trabajo, disciplina…

 

Recuerda: un líder mueve a las personas.

 

Ahora bien, a cada interviniente le corresponde una motivación diferente. Porque cada uno tiene intereses diferentes. Por ejemplo, en el caso de un subcontrata su motivación es ganar dinero, tienes que ayudarle a conseguir sus intereses, eso sí, sin perjudicar los intereses de la empresa a la que perteneces…

Ten en cuenta que hacer concesiones, no es liderar, es ganar el favor temporalmente.

 

Entonces… ¿cómo? Te cuento mi secreto, es real, y me ha funcionado siempre… trabaja para ellos, es decir, facilita su labor, en cuanto a detalles constructivos, replanteos, definición, supervisión constante no sólo al final, orden y organización de la obra, etc…  Y ellos te lo devolverán, haciendo su trabajo, más y mejor, y estarás en derecho de exigirles estos resultados. Es fácil, es ético, y es trabajo, trabajo de fondo, siempre por delante de ellos.

En el caso de la Dirección Facultativa sus motivaciones son otras, también tiene una metodología relativamente fácil que abordaré más adelante.

Lo más difícil será motivar al equipo que depende directamente de ti, sobre todo, si estáis dentro de una organización u empresa de la que no recibís el suficiente apoyo, respeto, valoración…. Motivación.  Al fin y al cabo…, liderazgo…. En esta situación tan negativa, donde se suman los problemas de la obra y la falta de apoyo de tu empresa, ¿cómo alcanzas el objetivo?…. ¿Cómo?…

Haciendo el objetivo de la empresa tuyo propio y de tu equipo… ¿Y cómo lo consigo?, pues  lo has adivinado: Liderando tu obra….

¡Tranquil@!, a continuación te explico cuáles son las claves para conseguirlo:

 

Conocimiento, por sí solo no vale para ser un líder, pero sin él tampoco se puede llegar a ser.  Cuando tu reputación, tu profesionalidad te precede,  tiene validez social, y las personas atienden tus indicaciones, no las cuestionan. Saben que sabes hacia dónde vas.

Si no tienes experiencia lógicamente tienes que construir esta reputación, para ello es necesario el tiempo y trabajo, trabajo, trabajo. Necesitas conocer tu obra, mejor que nadie, empieza por saber tu proyecto mejor que nadie, eres el líder, y por tanto, tienes que ir avanzando por  delante de todos, por supuesto, de la obra también.

Credibilidad no es lo mismo que pretender ser perfecto, si te equivocas lo reconoces, no eches balones fuera, no pierdas el tiempo lamentándote, lo reconoces, te sientas a solucionarlo, solo o en compañía. Saber tomar decisiones, y lo más importante, saber afrontar las responsabilidades de ellas derivadas, se aprende con el tiempo, poco a poco, creciendo  como profesional y como persona. Date cuenta que tu credibilidad debe estar basada en tu conocimiento,  lo que impedirá que cometas barbaridades, además tendrás la humildad suficiente y la capacidad de aprendizaje para en tus primeros años reconocerlo, y aprender, y seguir trabajando con estas cualidades.

Resultados, a medida que una persona va haciendo y cumpliendo objetivos, empiezas a ganar confianza, las personas creen en tu criterio, en tu visión…, no evitará que cometas errores, y éstos no echarán por tierra lo logrado.. Errores sí, pero no constantes.

Y por supuesto, capacidad para tomar decisiones, decisiones que ante situaciones difíciles no son las estándar, pero que con experiencia, cuando ya has llevado a cabo esas acciones en obras anteriores, le da validez a tus indicaciones, cada vez lo harás mejor, porque vas acumulando esta destreza, pero si te has equivocado, lo reconoces y te pones a trabajar de forma inmediata para solucionarlo, y aquí hay varios puntos a destacar:

Ser consciente que si eres Jefe de Obra, debe ser el líder, y esto implica cierto grado de soledad, aunque trabajes en equipo.

Ser consciente, de que si bien la culpa de algún problema u error en la obra, no es tuya, sí tienes la responsabilidad.

No preocuparse, ocuparse. Si se ha metido la pata … hay que ocuparse, y ocuparse cuanto antes. Conozco muchos Jefes de Obra, que ante un problema , lo aparcan… a veces durante días, incluso durante meses… ¿qué crees que ocurre?, Por mucho que intenten taparlo, incluso cuando lo consiguen, tan sólo es por un período de tiempo, al final, tarde o temprano, les explota, …. Un consejo que a mí me ha venido muy bien: El toro por los cuernos, un problema aparcado engorda y genera más problemas, genera ansiedad, preocupación, estrés, produce bloqueos mentales, dificulta la creatividad al tener la mente llena con temas pendientes…. Y sobre todo, desemboca en generar muchos más problemas más difíciles de resolver que el original. NO se te olvide que lo que escondes, lo demás igual no lo ven, pero lo presienten, aunque no te hagan saber que lo saben..

Para coger el toro por los cuernos, hace falta desarrollo personal, y actitud¿Cómo te ves a ti mismo?

 

Cuando eres un Jefe de Obra que sabe llevar su obra, las empresas subcontratas ganan dinero, estas empresas se dejan guiar aunque el orden de ejecución no sea el estándar, y esto se contagia a todos los que intervienen…. Para ello se requiere todo lo anterior y también:

 

Creatividad, mucha creatividad, basada en el conocimiento de la técnica constructiva, y basada también en el trabajo en equipo y en la capacidad resolutiva, ideando nuevas estrategias de éxito y en la seguridad de seguir tu…

Intuición. Un buen líder, y en la obra más, tiene que estar tomando decisiones constantemente, cambiando el rumbo de la nave para esquivar tormentas sin desviar el destino,… constantementebajo presión, sin ayuda en muchas ocasiones… Intuición, debes estar dispuesto a seguirla, y a asumir los errores derivados de ella, sin miedo; eso sí, con cabeza…, no cometamos locuras técnicas, ni que atenten con la seguridad de las personas (tenemos la responsabilidad de cuidar a todo el personal de nuestra obra, el tema de la seguridad es sagrado), os remito al punto número uno (conocimiento)…. Un buen líder, no puede permitirse el lujo de esperar a contar con toda la información que desearía para tomar decisiones, no hay tiempo, y en la obra esto es una gran premisa.

 ¿Cómo te sientes y cómo se sienten los demás cuándo solucionas problemas de forma efectiva? Cuando llevas esta máxima, créeme los planes no salen siempre bien, pero tampoco tienes que lamentar desastres… Cuando llevas el control, vas por delante de la obra, te permite observar cualquier desviación y te da tiempo a corregirla. Cuando la obra va por delante de ti…. Apagas fuegos, y no puedes, ni te da tiempo a ocuparte del gran incendio que se está generando… ¿Y qué hay que hacer para ir por delante de la obra?:

 

Planificación y Capacidad Para Llevar a Cabo lo Planificado.  Capacidad para visionar te lo da la experiencia en otras obras, desarrolla tu intuición, o mejor dicho la confianza para seguirla,  y el conocimiento de la obra y de la técnica constructiva, completa la ecuación. Es muy importante ser serio, no vender humo a nadie, ni a tus jefes ni a nadie, y ser profesional, dedicar tiempo y trabajo a las tareas de planificación, hacerlas de verdad, no por atender la burocracia, sino para realmente tener una herramienta de gran utilidad, cumplir con lo que dices (credibilidad), en tareas de planificación y en todo los demás…

Las promesas incumplidas, como por ejemplo, aumentos de sueldo y demás, por salir del paso en un momento dado, por aventurarse, por colgarse medallas tempranas, a medio plazo provocan  desastres, en la motivación y eficiencia del empleado afectado.. He de decir que si bien he cometido muchos errores en materia de liderazgo a lo largo de mi carrera, jamás he comprometido mi palabra en temas no cerrados. Cuidado con esto porque todo el camino ganado se puede perder fácilmente (pérdida de credibilidad).

He empezado este apartado dirigiéndome a personas con experiencia, pero si ése no es tu caso, deberías leer lo siguiente:

Hay una cualidad que debe tener toda persona que quiera superarse en lo que sea, y es la HUMILDAD… Otra actitud es la capacidad de querer aprender. ¡¡Y si las sumas BINGO!!!! ¡No dejarás de aprender nunca!!!.

He tenido ayudantes de obra, que llegan a obra queriendo tapar sus carencias ¿Crees que vas a engañar a alguien? ¿Crees que todas esas estrategias no son percibidas por los demás?… Déjame decirte que nadie espera de ti que sepas, pero sí se espera que tengas actitud… y tener actitud es ocuparse de hacer, si no sabes, entonces tienes que ocuparte de aprender, pregunta, nadie sabe lo que hay dentro de tu cabeza y lo que no, nadie adivina lo que sabes y lo que no, nadie está 100% pendiente de ti, recuerda que sus mentes están ocupadas en una infinidad de tareas, por lo tanto,  cuestiónatelo todo, y pregunta.. pero hazlo de forma ordenada para no desordenar la agenda de los demás, que en obra siempre va a ser complicada, y además hazte responsable de tu progreso, no pretendas que los demás se molesten en enseñar a alguien que no quiere aprender, o quiere un guía eterno… aunque la empresa tiene la obligación de formarte, la realidad es que un Jefe de  Obra o un encargado, están hasta arriba de trabajo, y de estrés, y no pueden dedicarse a formarte, sí a ayudarte….

Cuando por el contrario me encuentro con personas que primero entienden o quieren entender la obra, es innato que te vuelques con ellos, les dedicas mucho más tiempo, porque sabes que lo aprovecharán, son además más nobles… y acabas formando grandes equipos de trabajo con ellos, ¿y sabes qué? Ellos aprenden y mucho. ¿Y Tú? Tú lideras… ¡diriges tu nave a buen puerto!!

Y ello, me lleva a otra reflexión y es que no puedes pretender liderar a todo el mundo… en el mundo de la obra hay personas con todo tipo de formación y de educación…, y no vas a pretender que tus valores sean aplicables a todos. Si para ti por ejemplo construir bien, aplicar la técnica constructiva adecuada evitando futuras patologías, por mínimas que sean, es importante, no lo es para todo el mundo.

No siempre vas a poder liderar a todo el mundo, habrá gente que no aprecie tus valores, tus logros, tu reputación, tus conocimientos, tus talentos… Normalmente cuando alguien no valora ciertos aspectos destacables como éstos, es porque carece de ellos, y antes de hacer esa introspección, prefiere menospreciar las cualidades de las que carece, a estas personas difícilmente vas a poder liderarlas, porque les suele faltar humildad para reconocer sus errores, y capacidad para aprender… Si tú eres un líder completo, y no obtienes el respeto de este tipo de personas, está claro que tendrás que tomar decisiones difíciles, y no es que seas mejor que ellos, pero sí has recorrido un camino, que ellos se niegan a iniciar.

Atraemos lo que somos, no podemos atraer a todo el mundo.

El líder debe también tomar decisiones desagradables y/o difíciles, pero si bien todo el mundo necesita una oportunidad, o más de una mejor dicho, más cierto es que no se puede contar con todo el mundo. Lamentablemente, en la construcción, fruto de la gran demanda que produjo el boom de este sector, hay muchos profesionales que sin estar preparados desarrollaron determinadas funciones de responsabilidad dentro de una obra, y ahora, son difíciles de reconducir, pues en tiempos de tanta demanda las exigencias era menores, en cuanto a cualificación, y a calidad de resultados, y ellos se aferran a su experiencia desarrollada únicamente en este boom.

Cuando un empleado no practique el liderazgo que en cierto modo es bidireccional, no tiene sentido que reiteradamente tú lo practiques con él… no te lo va a gradecer, y habrá algunos que sí abusarán de este aspecto, al igual que hay gente que abusa de tu confianza, y esa rebeldía acaba provocando problemas¿Qué pasa cuando al líder de esa obra, no se le permite tomar esas decisiones o tarda la organización mucho en llevarlas a cabo?…. Pues nada bueno, tienes a una persona a la que no lideras, que sí pretende liderar, en la dirección contraria a la tuya, y debido a toda una serie de factores, como puede ser tu excesiva carga de trabajo, consiguen ganar batallas…, pero NO la guerra. Este falso liderazgo que ostentan estas personas sobre otras de menor jerarquía en la obra, no es liderazgo, esto es comprar la lealtad momentánea de un subordinado, el subordinado sabrá apreciar tus ‘favores’ y tus errores, y con ellos tiene latente perfectamente tus debilidades, de tal forma, que permanecerá bajo tu ‘liderazgo’ el tiempo que le seas útil, pasando rápidamente a otro, en cuanto vea tu declive, declive que él ya había adivinado, pues había visto tus errores.

 

Un buen líder no sólo es consciente de sus debilidades, sino de las debilidades ajenas.

 

Es importante para un líder contar con personas con actitud o con conocimiento, si le falta alguna, estás tú para desarrollarlo en esa persona, pero cuando le faltan ambas, debes saber identificarlo a tiempo, no debes permitir que se instale ese virus, y si se instala debes solucionarlo y encauzar la situación de nuevo.

Un líder no debe perder el tiempo en demostrar que tenía razón, otro de los grandes errores que yo personalmente he cometido en varias ocasiones… El tiempo y la obra, hablan por sí solas, los resultados también.

Tu éxito no pasa por tener razón, de hecho es un error querer convencer a alguien.

 

Dejar brillar a los demás. Y más el Jefe de Obra que es una figura que siempre está detrás de todo en una obra, o debe estar, y esto conlleva mucho trabajo, muchas horas de trabajo, asumir la responsabilidad cuando las cosas van mal, y no participar de las medallas cuando las cosas van bien, son muchos los que están en primeras líneas para recoger esas medallas… El Jefe de Obra no está para figurar, el Líder tampoco.

No dejes nunca de felicitar y recompensar los esfuerzos y objetivos cumplidos, y tampoco caigas en la adulación gratuita, perderás credibilidad, esencia de todo buen líder.

Si buscas sobresalir buscaras personas más débiles que tú, y éstos acabarán empujándote hacia abajo.

Un líder debe estar seguro de sí mismo, y por lo tanto debe saber delegar, algo muy difícil…. Los verdaderos lideres obtienen poder previamente entregándoselo a los demás… Las formas comunes de quitarles ‘ese poder’ son: la falta de promoción de tus subordinados, apuntarse las medallas ajenas, no compartir las felicitaciones, no apoyar sus iniciativas, aunque no sean buenas, siempre se debe fomentar esta participación, algún día llegarán a ser buenas… Otro de mis secretos, antes los problemas más graves, siempre rodeada de varias personas, las ideas más geniales se me han ocurrido a partir de ideas descabelladas ajenas…. Genial, ¿no? Tormenta de ideas, practícala en tu obra, sin menospreciar la falta de acierto, y quién sabe… puede que se te encienda la bombilla igual que a mí…

 

Respeto. Para obtener el respeto de alguien tienes que respetarle a él, y esto no significa dejar de tener claro quién tiene la responsabilidad y el mando, pero si tú no respetas primero no le puedes pedir eso a los demás, el cargo que ostentas no te da derecho a no respetar, no confundir con corregir trabajos o aptitudes incorrectas, o luchar por defender tu posición e intereses de forma vehemente y con ética.

Respetar a alguien en la obra, conlleva respetar su profesión y valorarla.

Habilidad Trato Personal. Debemos dominar este arte, no sólo a la hora de manejar situaciones difíciles, ser un buen orador, tener buena presencia, sino en practicar la escucha empática. Para practicar la escucha activa: contactar visualmente, hace preguntas, no interrumpir, no intentar cambiar el tema, involucrarte en la conversación. Nada te agregará más importancia como jefe y ser humano que dedicarle tiempo a escuchar a la gente.

Algo que parece muy sencillo, pero en el ámbito de la obra, quizás sea una de las cosas más complicadas, por lo menos para mí…y es que:

–         No todo el mundo sabe organizarse, ni siquiera tus jefes o clientes van a saber organizarse bien, o los intereses de repente son otros y las prioridades cambian.

–          Tampoco sabemos ser concisos, perdemos mucho tiempo hablando, explicando, por no hacer las preguntas correctas o por no ser concretos en nuestras peticiones.

–     Al final del día son muchas las visitas que recibimos, comerciales, subcontratas, reclamaciones de tu propio equipo, emails, llamadas (no sabemos usar el teléfono, abusamos de él).

Si a lo anterior, le sumas tus tareas y la práctica activa y diaria del Liderazgo (resolución de problemas, llevar a cabo lo planificado, etc…), todo ello hace que tu agenda se colapse, la obra no espera, al final estás tan sobrecargado de trabajo, que no tienes tiempo de atender a todo el mundo, citas que ni siquiera has concertado… ¿os imagináis ir al dentista cuando os apetezca? Impensable… Pues bien, esto ocurre en las obras, sufres a diario demasiadas interrupciones, que te restan tiempo y concentración, y sin embargo, no se entiende desde fuera que el Jefe de Obra no atienda a todo el que va  visitarle…

 

Acuérdate de que el liderazgo implica cierto grado de  soledad y, a veces, incompresión por parte de los demás.

 

Y por supuesto, practica cualquier metodología que aumente tu autocontrol, pues si lo pierdes… estás perdido.

Yo he de reconocer que he perdido el autocontrol alguna vez en la obra, en pocas ocasiones, pero haberlas las ha habido, y no me siento orgullosa, y eso que no hubo grandes consecuencias, pero esto es una debilidad que un líder debe evitar.

Incluso he de reconocer que en períodos de gran desmotivación, a pesar de haber conseguido siempre grandes resultados en mis obras, y debido a la suma de: excesiva carga de trabajo+escasas vacaciones + esfuerzo no recompensado + falta de promoción, de organización, de valoración, etc …

Falta de Liderazgo. Al final estoy hablando de no haber contado con un líder, pues salvo que tú como líder estés en la cima de la organización, o empresa, necesitas tener tu propio líder.

 

Esta situación prolongada en el tiempo y agravada con el paso de lo años, concluyó en mi pérdida de pasión por la obra, ni siquiera un buen sueldo pudo sacarme de este pozo de desmotivación. Incluso cometí errores imperdonables para un líder como puede ser quejarse delante de su equipo, esto que al principio infunde confianza, hace que les cargues con el peso que llevas tú como líder, y puede que no estén preparados (quizás fallo tuyo que no les has hecho líderes para soportarlo),

Al ser tú su líder, ellos te siguen… incluso hacia abajo.

El tema es que no se ven capacitados para llevar este peso y acaban siendo demasiado para ellos… No cometas este mismo error, por favor.

Un líder se tiene que sacrificar, un paso hacia atrás para tomar impulso: con más trabajo, menos recursos y apoyo, me enfoqué en otros temas de mi vida para motivarme, empecé a usar más el sentido del humor, me desestresé, reduje mi jornada laboral pero aumenté mi eficacia, practiqué más ejercicio físico, quitarle peso a los problemas de la organización para la que trabajaba me hizo ir más liviana, y con ello y con otros ingredientes, como la colaboración de otras personas, tuve la suerte de volver a sentir lo que es tener un equipo de obra compenetrado, y agudizar la capacidad de captar lo discordante.

Debes conectar con tu equipo, cuando esto sucede, se crea un buen ambiente y se genera la lealtad,. Cuando tu das a tu equipo desarrollas lealtad, entonces es cuando como Líder puedes pedir ayuda, no antes…

Sin embargo, cuando me falló la motivación, aparte de la responsabilidad, no querer fallar a mi equipo, lo que me sirvió fueron otras dos cualidades de un líder:

 

La primera, con un desgaste personal muy fuerte, eso sí: El Sacrificio, un paso hacia atrás para tomar impulso, y…

La Disciplina. Aunque es mucho más fácil obtener buenos resultados estando motivado, por eso todas las organizaciones deberían apostar por ello, pero existen muchas en las que ni siquiera es un factor a tener en cuenta como relevante, sino un atributo que debe traer de serie el trabajador… Y normalmente lo trae, y aun así hay empresas que con su falta de liderazgo logran arrebatárselo.

Trabajar así es un auténtico suplicio y sufrimiento, conlleva un sobreesfuerzo conseguir el éxito sólo con la Disciplina y sin la motivación…. Digamos que para un buen profesional con cualidades, talento, experiencia y conocimiento, la diferencia, aparte del gasto de energía interior, entre una y otra, es que con la DISCIPLINA si cuentas con todo lo anterior llegarás a hacer un buen trabajo, pero con MOTIVACIÓN más todo lo anterior llegarás  a hacer genialidades, por eso no se entiende que este aspecto no se cuide dentro de las empresas.

Por eso es importante que como líder procures cultivarlo en tu equipo, que tu equipo no note tu desmotivación, porque es un mal que se contagia fácil, aunque en mi caso y una vez contagiado, el orgullo, la disciplina, la responsabilidad y el no fallar a tu equipo, ha hecho que sacara fuerzas de donde no las hay y… para arriba tú, y luego ése es el camino por el que conduces a tu equipo, al éxito. Pero cuidado este camino así es mucho más difícil, debido a…

La inercia, ¡qué difícil es mover a todo un equipo!!!,  ¡y qué fácil es seguir moviéndose cuando ya se está en movimiento!!

Cuando trabajes duro, y empieces a tener inercia, en ese momento no pares, sigue poniendo trabajo, aprovecha el momento de inercia.

Saber diferenciar lo importante de lo urgente, esto en las organizaciones se confunde mucho, estar ocupado no es estar avanzando, hay gente que pasa más de 8 horas delante de un ordenador, sin llegar a ser productivos.

Un líder predica con el ejemplo, básico para ganar credibilidadUn buen líder debe tener sus metas claras, debe saber dónde quiere llegar, no sólo en la obra que tiene entre manos actualmente, sino en todos los niveles de su vida, y rodearse de las personas con energía personal positiva.

En la medida de tus posibilidades, intenta tener un mentor que sea un gran líder.

 

Y termino con una de las cualidades básicas sobre la que construir tu Liderazgo, valor que tuve la suerte que me inculcaran desde mi infancia, y que he practicado siempre, por lo que la carencia de ésta no forma parte de mi experiencia personal, aunque sí lo he observado en demasiadas ocasiones, y qué difícil es volver a creer (credibilidad) en alguien a quien le falta la ÉTICA.

7 Comments

  • Guillermo

    Reply Reply 10 diciembre, 2015

    Impresionante trabajo!
    Muy útil, aplicable a mas campos que la construcción.
    Gracias por estos preceptos que pueden ser de gran ayuda, sobre todo en momentos de flaqueza cuando se puede haber perdido el rumbo (desmotivación).

    • Isaura Ardila

      Reply Reply 10 diciembre, 2015

      Muchísimas gracias!! Me alegro que te resulte útil. Gracias a ti por tus palabras. Y ánimo, la desmotivación hace mucho más difícil y trabajoso todo. Aunque a veces es buena, pues nos paramos a reflexionar, salimos de las prisas, y nos detenemos. Y eso es bueno también.

  • Francesc Aznar

    Reply Reply 19 agosto, 2017

    ¿Puede una persona nacer para ser un líder o se debe formar antes de que pueda llegar a serlo? Esta es una pregunta que muchos teóricos sobre liderazgo y gestión han tratado de encontrar. Los puntos de vista divergentes sobre el tema, hacen que merezca una pequeña reflexión sobre ello en este articulo.

    • Isaura Ardila

      Reply Reply 21 agosto, 2017

      Hola Franncesc,

      Gracias por tu aportación, muy interesante.

      Un tema, el liderazgo, protagonista de muchos debates.

      El objetivo de este artículo no es abordar este extenso debate, sino enumerar las principales características que un Jefe de Obra debe cultivar para obtener el liderazgo de su obra, y obtener el beneficio de su práctica. Dicho lo cual, reflexionar sobre el tema, nunca está de más.

      Gracias por tu participación.

  • alberto quiroz ruiz

    Reply Reply 20 octubre, 2017

    si pudieras apoyarme te lo agradeceria mucho para bajar las tres formulas de exito ya que me marca error al querer descargarlas, un saludo excelente dia

    • Isaura Ardila

      Reply Reply 24 octubre, 2017

      Hola Alberto,

      Revisa por favor la conexión a internet, si no es muy buena, puede dar problemas al intentar descargarte la guía. Si sigues experimentando estos problemas, por favor, vuelve a ponerte en contacto con nosotros y buscaremos la forma de resolverlo.

      Un abrazo y gracias por el interés.

Leave A Response

* Denotes Required Field