PORTADA SUBCONTRATACIÓN Y CONTINUIDAD

SUBCONTRATACIÓN: la CONTINUIDAD en las obras de construcción

Siendo la subcontratación en las obras actuales imprescindible, una de las claves, para acabarlas en plazo y con el resto de los Objetivos cumplidos, es dotar a nuestra obra de la subcontratación con Continuidad.

Dicho de otro modo, uno de los secretos para llevar La subcontratación con éxito es la Continuidad . Continuidad en el tajo, Continuidad en las cuadrillas, continuidad en los oficios. Lo cual, a veces, es lo más difícil de conseguir, por diferentes motivos que veremos con detalle en Motivos reales de La Falta de continuidad en la subcontratación de las obras de construcción.

 

LA SUBCONTRATACION CON ÉXITO, LA CONTINUIDAD

La SUBCONTRATACIÓN con éxito: la continuidad

Si queremos que la obra vaya bien, su marcha debe ser continua. Sin parones, ni tropiezos.

Ya hemos hablado muchas veces de la dificultad que tiene lograr poner una obra en producción. E igualmente he mencionado muchas veces que siempre es más fácil mantenerla con ritmo, que, tras tropiezos o parones, volver a ponerla en marcha.

Por lo tanto, para mantener su inercia, necesitamos tener continuidad.

Continuidad en la producción.

O lo que es lo mismo, continuidad en los oficios que entran en la obra.

Y como siempre, no nos tiene que valer sólo con eso, necesitamos además dentro de cada oficio dotar de continuidad a cada cuadrilla.

Muchas obras que fallan. Pues no se atiende de la forma correcta a la organización de la obra con estrategia, pensando que son pequeños vacíos en dicha organización, que fácilmente se solucionarán por el camino.

Este es el motivo por el que muchos descuidan esos aspectos sin adivinar las consecuencias, pensando que por un poco de desorganización, no tiene por qué haber grandes consecuencias.

Lo malo es que es una tentación a la que no se acude sólo una vez, y esto sí perjudica nuestra producción.

Este pequeño error, en principio, al frente de una obra, en realidad denota algo mucho más grave, como te explicaré en el siguiente apartado.

Es cierto que una organización perfecta es imposible de conseguir en una obra, y puede haber imprevistos, problemas, errores. Pero no se debe confundir esto con lo anterior.

Aun así cuanto antes incorpores esta perspectiva a la visión de tu obra, mejor te irá.

SUBCONTRATACION ERRORES EN LA CONTINUIDAD

Motivos reales de la falta de continuidad en la SUBCONTRATACIÓN de las obras de construcción

Motivos, tan reales como los siguientes:

1- Un error muy extendido es pensar que cuanto más personal o recursos estén la obra, desde el principio, mejor.

Es un error porque muchas veces la obra no está preparada para asumirlos.

No se ha hecho el trabajo de planificación, ni de organización necesario para evaluar la entrada, continuidad y multiplicación de los recursos cuando es necesario, y no antes.

Estos errores en tu organización, no son tenidos en cuenta como debieran, pues puede que no te cuesten dinero, por lo menos al principio, aunque ten en cuenta que a tu subcontratación, sí.

No sólo a esta subcontratación, sino que perjudicas la coordinación con otros.

Por lo tanto, la organización de tu obra se ve afectada en mayor o menor medida. Y tu credibilidad también.

 

2- Otro error en la falta de continuidad de tu SUBCONTRATACIÓN es no tener la obra analizada con estrategia.

El análisis de la planificación y estrategia de la obra real, no es lo mismo que rellenar un planning.

Este trabajo de análisis de la obra y sus necesidades con visión estratégica se caracteriza por:

  • Ser lo primero antes de empezar una obra y de realizar sus diferentes planificaciones.
  • Sentar las bases correctas de la obra.
  • Facilitar  tener la obra en producción, tras parones o retrasos. Es muy difícil enderezar una obra, más si tenemos que lidiar durante todo su desarrollo con decisiones muy mal tomadas.
  • Facilitar la gestión de la subcontratación de tu obra.
  • Acelerar cuando sea necesario, respetando la calidad en la ejecución de la misma.

3- Una mala supervisión de la SUBCONTRATACIÓN anterior.

Cuando nos presiona el plazo, se tiende a pasar por alto muchos errores o remates. Con la falsa creencia que lo que importa es el grosso de la obra, muchos piensan que los remates ya tendrán tiempo de volver a solventarlos, o no les afectarán.

Y esto que, sólo debemos permitirlo en nuestra obra de forma excepcional, es como se llevan algunas obras.

Y tiene consecuencias muy negativas para tu obra, muchas de ellas las repito en este blog con bastante frecuencia, te hago un breve repaso:

  • Si una SUBCONTRATACIÓN es buena, estás impidiendo que realice un buen trabajo al obligarla a ejecutarlo sobre algo mal hecho o inconcluso.
  • Si tu relación con tu DIRECCIÓN DE OBRA no está muy trabajada, puede que tu objetivo de la producción se vea seriamente dañado, al no considerar esos tajos como terminados y certificables. De hecho, si lo piensas bien, tú tampoco abonarías tajos pendientes de rematar a tu SUBCONTRATACIÓN, pues el trabajo no está o bien hecho, o terminado…
  • Cuando la proliferación de remates pendientes de solucionar es responsabilidad de tu gestión (es decir, siempre). o de tu organización, entonces acabas abonando tajos mal ejecutados o sin terminar. Y lo haces para no cabrear más aún a tu SUBCONTRATACIÓN: le necesitas.
  • Pero te estás metiendo en un jardín…, porque, tarde o temprano, tu Propiedad o DIRECCIÓN FACULTATIVA exigirán calidad en la ejecución. O las mismas patología, delatarán estos atentados contra las normas de la buena construcción u el orden.
  • Y para entonces, resulta que tu CASHFLOW está muy perjudicado: has pagado más de lo que te han abonado. Aunque vayas con margen en la obra, como por el camino habrás tenido que realizar ampliaciones de contrato (aumento de coste), tu planificación económica ha empeorado respecto de la inicial.
  • Es fácil que a tus subcontratas a pesar de dichas ampliaciones, la falta de rendimiento, la falta de continuidad en su SUBCONTRATACIÓN, también les haya pasado factura, y sus ganas de colaborar se hayan esfumado o mermado drásticamente, más si no les queda mucho por cobrar.
  • ¿Cómo exigirle a tu SUBCONTRATACIÓN orden y organización, si somos los primeros que introducimos desorden e imprevistos en su propia organización?

Te puedes imaginar lo desagradable de la situación, multiplicado por la el número de SUBCONTRATACIÓN de tu obra.

Esto en tu empresa son problemas, y tu posición dentro de la misma, es delicada.

El cuadro anterior, es más habitual de lo que nos gustaría reconocer.

4- No considerar la organización de tu obra, la clave para cumplir tus objetivos económicos.

Tendemos a pensar que tapar pequeños errores, no tiene consecuencias en una obra.

Sin darnos cuenta de que no son pocos los errores, sino que, como todo lo hacemos de la misma manera, en una obra donde perfectamente puede haber 40 ó 60 subcontratas, imagínate el número total de pequeños errores… sumados a los imprevistos que pueden caracterizar a toda obra, aunque ésta esté organizada.

Múltiples pequeños errores sumados son un gran desastre.

Y esto es lo que le ocurre a muchos gestores de obras, que no se dan cuenta que esas horas de administración de más, esa cuadrilla que entra en la obra y no puede trabajar, la otra que deja un tajo a medias porque no puede seguir y la cambiamos de tajo en la obra, la siguiente que se encuentra el tajo sucio y lo deja peor, la que llegó a la obra intentando respetar los plomos y escuadras y a la vista del cuadro general de dicha obra, ha terminado pasando de todo… Nuestro propio equipo de obra que se ve incapaz de sostener la situación y acaba pasando por alto muchos errores, intentándolos solucionar como puede, con sus propios medios (normalmente escasos y saturados), etc…

A medida que aumentan los errores, y se empeora la calidad de lo ejecutado, nuestro nivel de estrés aumenta, a veces hasta límites donde ya nos da todo igual. Hemos tocado techo, o fondo, son todo problemas, imprevistos, retrasos, discusiones…, trabajamos, trabajamos y trabajamos, y nadie lo agradece, al contrario, te llueven las broncas por todos lados.

Y nuestro error es pensar que esos pequeños errores, el no cuidar la organización de nuestra obra, el dejarla en manos de otros o a la misma suerte, no iba a tener graves consecuencias.

5- Pensar que la falta de continuidad de una cuadrilla es algo independiente de nuestra organización.

Pensar que si una cuadrilla entra en nuestra obra, y al poco tiempo, días, o en la misma jornada a su entrada, se queda parada, esto no tiene importancia sobre nuestra obra es un grave error.

Pensar que no es nuestra responsabilidad, hasta que su jefe se queje, es un grave error.

Precisamente es nuestra responsabilidad, procurar la coordinación y organización necesaria para que estos parones no ocurran en nuestra obra.

 

6- Pensar que un nuevo oficio en nuestra obra, no necesita su adaptación.

Aunque sea un oficio habitual, aunque sea un tajo habitual, la entrada de un nuevo gremio en la obra requiere un período de adaptación.

Para que la empresa subcontratada se adapte a la obra.

Para que nuestra obra se adapte a dicho nuevo oficio.

Este período de adaptación, depende de cada obra y las circunstancias, puede ser de 1 día, o una semana.

Significa que a la hora de abrir la obra a nuevos oficios, debemos garantizar su continuidad.

Significa que tras este período breve de adaptación, es cuando haremos lo que más nos gusta: multiplicar recursos.

Significa que en dicho período de adaptación de las primeras cuadrillas, nos habrá dado tiempo a comprobar en el tajo, si nuestras previsiones (contratos, comparativos, replanteos, recursos, medios auxiliares, detalles constructivos, materiales, pequeños materiales, supervisiones de oficios anteriores) han sido acertadas, o bien, necesitan pequeños ajustes.

Cuando se realizado dicha comprobación, o los oportunos ajustes, es el momento deseado: multiplicar recursos.

Y ahora sí, la obra vuela, ¡todo está claro y aclarado, probado y… funcionando.!!

 

SUBCONTRATACION Y CONTINUIDAD, CONCLUSIONES

CONCLUSIÓN

Valorar como es debido la CONTINUIDAD de las SUBCONTRATACIONES de nuestra obra.

Considerar, que si falta CONTINUIDAD en las SUBCONTRATACIONES de nuestra obra, el principal motivo está en nuestras mentes, pues o no lo hemos considerado importante, o no lo hemos incluido desde el principio en nuestra estrategia, o bien, carecemos de ésta. En cualquier caso, es nuestra responsabilidad.

Una obra con continuidad en sus oficios, es una obra que permite grandes springs o aceleraciones bruscas sin que se perjudique el resultado final.

¿Qué opinas sobre la continuidad en la subcontratación de tu obra?

shadow-ornament

autor post Isaura Ardila

 

4 Comments

  • carlos

    Reply Reply 21 Febrero, 2017

    excelente articulo felicitaciones.
    no hubiese creído que hubieran tantas falencias en una subcontratación
    pensaría que el principal problema radica en que fallo la organización y no hay una estrategia definida para que suceda tal cosa

    • Isaura Ardila

      Reply Reply 22 Febrero, 2017

      Muchas gracias Carlos,

      En muchas ocasiones, no hay estrategia definida, y es una gran desconocida. Es una gran observación.

      Un saludo,

  • Raul Almonte

    Reply Reply 22 Febrero, 2017

    Sí… he estado ahí. ¿Por qué no me sorprende cada párrafo de lo que aquí mencionas?. En mi caso se cumplió tal cual lo describes aquí. Una experiencia desafortunada que conllevo una dura lección. Excelente articulo

    • Isaura Ardila

      Reply Reply 22 Febrero, 2017

      Gracias Raúl,

      Es muy generoso por tu parte, compartir tu experiencia. Y muy sabio sacar los aprendizajes.

      Un saludo,

Leave A Response

* Denotes Required Field