qué es la cimentación


¿Qué es la cimentación?
¿Qué es la cimentación?

La cimentación es la parte de la estructura que constituye la base de un edificio, y que transmite los esfuerzos recibidos al terreno.
'¿Qué es la cimentación?' No es un post donde pretenda dar una clase de construcción, para ello, hay ríos de tinta, pero sí unos poderosos tics si eres un apasionado de la obra.

Tipos de cimentación

Afortunadamente, la técnica constructiva y su evolución nos ha proporcionado diferentes metodologías y tipos de cimentaciones.
Aunque también hay que reconocer que no es la parte de la construcción con más evolución y posibilidades.
A continuación, te cuento de una forma muy amena los tipos de cimentación que habitualmente utilizamos en obras de edificación.
Y lo voy a hacer desde el punto de vista de un jefe de obra y compartiendo contigo ciertas experiencias que he tenido a pie de obra que puede te resulten interesantes:

1. Cimentaciones semiprofundas

Como su nombre indica, son aquellas en las que por necesidad de apoyar sobre el firme del terreno nos vemos obligados a profundizar más que el canto de una zapata estándar.
Es decir, nos vemos obligados a ir a cimentaciones con cantos mayores, sin llegar a profundizar varios metros en el terreno.
En el siguiente apartado te cuento dos ejemplos de una cimentación de estas características a la par que te explico la cimentación ciclópea.

2. Cimentaciones ciclópeas

Recuerdo una obra por el norte de España, donde fuimos a realizar unos muros de hormigón armado, con su correspondiente zapata corrida (zarpa), y una vez dispuestos a llevar a cabo la tarea, nuestra sorpresa fue no encontrar el firme por ningún lado.
A pesar de que el geotécnico y otras actuaciones anteriores, nos prometían un terreno de características inmejorables, justo dimos en una zona donde el firme por más que profundizamos no aparecía.



A pesar de que el geotécnico y otras actuaciones anteriores, nos prometían un terreno de características inmejorables, justo dimos en una zona donde el firme por más que profundizamos no aparecía.

Los vecinos más longevos, nos miraban sorprendidos y alguno se aventuró a explicarnos la historia del lugar.
Estábamos buscando el firme del terreno en un cerro que era un antiguo vertedero (de tierras).

No era una obra grande, por lo que tampoco había mucho dinero ni medios para afrontar este imprevisto.
Y, como siempre, los plazos eran exigentes.
Es decir, el problema era importante.

 
Por suerte, contábamos con un buen equipo técnico integrado por: Dirección Facultativa (para mí uno de los mejores directores de obra que jamás he conocido, ¡chapó!), los industriales y subcontratas y la constructora.
Como casi todos los problemas, en obra se solucionan con el aporte de muchas personas: alguien tiene una idea, que se evalúa, se madura y analiza, hasta dar con la solución más ventajosa.
Resolvimos hacer unos apoyos transversales a la zarpa (reforzada) con hormigón ciclópeo, de esta forma alcanzamos firme y calzamos la zapata corrida del muro.
Todo bien calculado, ejecutado y gestionado.
En otra ocasión, un edificio de 5 plantas y 2 sótanos, con calculista incluido, se recurrió a una solución parecida, para calzar la zarpa del muro del sótano medianero con el vecino.
Aunque en esta ocasión, fue fruto de una mala decisión, pues no me hubiera costado nada bajar, en su momento, la pilotadora que estaba proyectada en el resto del perímetro. No quisieron pensando que se iban a ahorrar dinero y dilataron tanto la decisión que, al final, nos llevó más tiempo, dinero y trabajo, y hasta categoría, como decimos en obra.
Y eso me lleva a otra reflexión, al margen de la cimentación, y es que siempre es más barato aumentar algo la medición de una solución constructiva a priori más cara, que andar haciendo apaños que, siempre, acaban por ‘costar’ más.
Te dejo otro post sobre las modificaciones que puedes sufrir en cimentación y cómo gestionarlas.

La cimentación ciclopea es una fundación superficial que se utiliza en la construcción de algunas viviendas. Generalmente en casas pequeñas y depende mucho del tipo del suelo.

3. Cimentaciones profundas

Pilotes, micropilotes, muros pantallas… ¡Grandísimas soluciones que transmiten las cargas de la estructura a grandes profundidades hasta alcanzar cotas donde el terreno es capaz de recibir dichas cargas.
Por cierto, si quieres aprender a replantearlos en obra paso a paso, no te pierdas este post.
No sé la edad que tienes, pero igual para ti los muros pantalla y los pilotes han estado ahí siempre.
Bien, es verdad que yo los estudié en la Universidad, pero para nuestra desgracia, antes eran considerados como un lujo en las obras de edificación y eran sustituidos por la ejecución de muros de hormigón armado por bataches.
Los bataches a veces son de escasa profundidad y solo suponen un incordio en el plazo, pues se tarda mucho más en ejecutar una pantalla a base de bataches que con cimentación profunda.
Aunque sobre el papel los bataches aparentan ser una gran ventaja para el coste de la obra., lo cierto es que, por la complejidad de coordinación y ejecución, además del elevado riesgo de accidente, acaban siendo un lastre para el plazo y el coste de la obra. En su día, no era tan habitual y costaba traerla a tu obra con el consiguiente tiempo de espera que en ocasiones se prolongaba hasta 3 meses.
Afortunadamente, no he sufrido ningún accidente en la ejecución de bataches pero, sobre todo, en algunas obras, lo he pasado francamente mal, y peor lo han pasado encofradores y ferrallas trabajando en dichos bataches.
Dos de las obras más complicadas de bataches fueron:
- Le ejecución de dos plantas de sótano mediante muro por bataches existiendo en la medianera una vivienda de dos plantas construida por su dueño y sin zapatas. Sí, no me preguntes, pero no me corté ni un pelo y le apuntalé toda su casa por el interior.
- Un batache de 12 m de profundidad, qué realmente nos tuvo el corazón en un puño, pues en la cota de coronación había una obra de 5 plantas, casi nada.
Desde entonces, mi lema es: ¡pon pilotes en tu obra siempre, por favor!
Es broma, aunque este tipo de cimentación profunda me parece uno de los mejores inventos en toda la historia de la construcción, y parece que hay que agradecérselos a los romanos.

4. Cimentaciones superficiales

- Zapatas aisladas
- Zapatas corridas
- Zapatas combinadas
- Zapatas atadas
- Losas

Una vez tenemos sujeto el perímetro y podemos trabajar con seguridad de que no se nos va a desmoronar, y hemos realizado el vaciado completo o no, depende de la coordinación y el tamaño de la obra, es momento de realizar estas cimentaciones superficiales.
En este momento de la ejecución y con este tipo de cimentaciones, la organización es fundamental.
Pues como te explico en mi libro ‘El código de la obra. Desvelado’, la inercia en este momento de la obra es muy elevada.

Regla de oro para coordinar cimentaciones

Siempre ejecutar desde dentro hacia fuera.

En cimentación es una máxima, jamás permitas que camiones u otras maquinarias pasen por encima de las zapatas y vigas de cimentación ya hormigonadas, recuerda que tardan 28 días en adquirir su total resistencia y que no fueron calculadas para soportar ese tráfico rodado de esa manera.

Nuestro gran enemigo al ejecutar cimentaciones

La climatología

En todo trabajo de movimiento de tierras y cimentación, tenemos a un gran enemigo y es la climatología adversa, se entiende.
Es tan grande que no podemos obviarlo, así que hay que mirarlo de frente y establecer estrategias desde el inicio para minimizar las consecuencias negativas.
Esto se consigue con una buena organización.
Por supuesto, hay otros aspectos relevantes, una DF complicada, pues eso te puede complicar mucho más en el inicio de obra donde la calidad en la ejecución es clave, y aún no te ha dado tiempo a demostrar la clase de técnico que eres y a ganarte su confianza.
Y muchos más como: la ubicación del vertedero y la disposición de camiones (vaciados).

La elección del tipo de cimentación adecuada

Para saber qué cimentación nos conviene más, no sólo debemos tener en cuenta el cálculo estructural, sino otros factores como son:
• Tipo de terreno
• Nivel freático
• Tipo de hormigón.
• Mercado.
• Zona geográfica y condiciones climatológicas presentes en el momento de su construcción. Esto es fundamental para:
o la planificación y el plazo de la obra. Y derivadas de éstas: la coordinación.
• Y, cómo no, todo lo anterior determinará el coste de la obra.
Por ello, acertar con la decisión sobre la cimentación a construir es fundamental y muy relevante. Y es una responsabilidad del proyectista.

El firme

Hay terrenos donde es muy obvio identificar a simple vista su firme. De hecho, te aconsejo que empieces adiestrando tu ojo para identificarlo desde ya, aunque luego utilices otras metodologías más precisas, siempre es una gran ventaja saber interpretar el terreno sobre el que vamos a construir.
Aunque seas jefe de obra y no geólogo, es fundamental empezar a practicar, en un entorno seguro. Seguro me refiero porque estarás respaldado por un estudio geotécnico, un proyecto, una Dirección Facultativa y un cálculo, pero si te tomas la molestia de empezar a identificar cada tipo de terreno, y observar su color, textura, sus capas, y sobre todo, su firme no sólo te sentirás más seguro, sino que tomarás mejores decisiones.

Gracias por llegar hasta aquí y déjame tus mejores anécdotas en cimentaciones.


Leave a Reply

Your email address will not be published.

Responsable: Isaura Ardila Jiménez
Finalidad: Moderación de los comentarios en el blog
Legitimación: Tu consentimiento
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks. Ver política de privacidad de Raiola Networks y el Aviso Legal  (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/)
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a ardila@procedimientoconstructivoardila.com.