¿Niños en la obra?

Niños en la obra, universitarios, madres y presos sustituyendo parcialmente a los profesionales.

Y ha ocurrido, y ocurre, en España y en más países.

-‘¿Quééééé?’

Te estarás preguntando

Sigue leyendo, por favor. No tiene desperdicio, y pocas veces algo me ha sorprendido tanto en este nuestro mundo de la construcción.

Así que te invito a que lo leas hasta el final y a que me cuentes tu opinión.


¿Te imaginas una obra con participación activa de niños en la obra y otros colectivos no profesionales?

Activismo urbano, así lo definen.

El pasado día 17 de septiembre acudí a la segunda edición de Rebuild que tuvo lugar en Madrid.

Y una vez allí, asistí a una serie de conferencias.

Una de ellas se titulaba: 


Nuevos métodos colaborativos en la Arquitectura’.

Pensé que iban a hablar de nuevas tecnologías aplicadas a la productividad en la construcción o algo así.

Pero nada más lejos de la realidad.

Hablaban de un nuevo modelo colaborativo: una novedosa forma de entender la arquitectura y la construcción a partir de necesidades sociales.


Una nueva forma de entender la ejecución con niños en la obra y otros colectivos.

El artífice es un arquitecto sin pelos en la lengua, llamado Santiago Cirugena, desde luego valentía y energía no le faltan.

Y dejé que la vida me sorprendiera

Lo primero que me sorprendió es el tono tan coloquial que utilizaba, con expresiones que todos conocemos, pero nunca se habían utilizado en una ponencia, no en nuestro sector que tiende a ser más académico, por lo menos en mi experiencia.

Aunque entiendo que está en coherencia con lo que persigue.

Y que hablar claro, habla muy clarito y cristalino.

Según nos relata, todo empieza con una serie de desencadenantes:

  • Universitarios habilitando espacios ante la falta presupuestaria para llevar a cabo obras por el cauce normal.
  • Espacios públicos que nunca salen a concurso, con lo cual nunca son ‘habilitados’.
  • Inmuebles públicos abandonados y en desuso.
  • Análisis de políticas sociales e inversiones.
  • Un gran conocimiento de las leyes y sus ‘lagunas’ por parte de este arquitecto transgresor.

Al final del artículo te comparto un vídeo donde el arquitecto protagonista te lo explica con detalle.


Nuevo método de arquitectura colaborativa consistente en:

Abaratar los costes de las obras:
    • Buscando la funcionalidad, y no la estética.
    • Ahorrando costes de mano de obra profesional, sustituyéndola por otros colectivos.
    • Sustituyendo la compra de materiales por donaciones de materiales excedentes o con algún defecto, o reutilizaciones de demoliciones.
    • Utilizando inmuebles en desuso o espacios públicos.

En este punto cabe destacar que gracias al conocimiento profundo de la legislación vigente, este arquitecto, no tiene pelos en la lengua al afirmar que una de las formas de ‘convencer’ a los alcaldes es darles a elegir:

Denunciarles por el no mantenimiento de edificios públicos abandonados.

O bien, ofrecerles realizar obras con un presupuesto muy reducido para habilitar esos inmuebles abandonados o en desuso:

De 2.000.000 a 350.000, por ejemplo.

La forma de conseguirlo: te la he contado en puntos anteriores (del 1 al 4).


Como diferencia significativa, para organizar la obra, el ‘equipo de obra’ está formado por:

  • Coordinador de Seguridad (¿quién será el recurso preventivo?).
  • Proyectistas.
  • Dirección de Obras (creo que el propio Santiago Cirugena)
  • Director de Ejecución.
  • Psicólogos.
  • Líderes sindicales.
  • Líderes vecinales.
  • Mediadores.
  • Sociólogos.
  • Pedagogos.
  • Economistas.
  • Abogados.
  • Etc…

Y como ya he dicho con ciudadanos sustituyendo a profesionales en muchas labores:

  • Niños en la obra.
  • Madres.
  • Presos.
  • Universitarios.
  • Etc…

Casi nada. ¡Con lo que cuesta introducir en obra nuevas metodologías!


Análisis de una obra diferente.

Dicho esto, me gustaría que analizáramos juntos las implicaciones en el proceso de ejecución de una obra de este tipo.

En ese sentido, te doy algunos datos que compartió en esa charla para que opines por ti mismo:

  • Un presupuesto muy reducido gracias a:
    • Gran parte de la mano de obra sale gratis, no sé los pormenores, pero entiendo que los niños en la obra, las madres y los universitarios no cobran.
    • Gran parte de los materiales son donaciones.
    • Solar y los inmuebles a reformar son públicos en desuso o ampliaciones de otros, o incluso construcciones en azoteas.
    • Pero el ‘equipo de obra o proyecto’ se multiplica y mucho ¿Quién asume los costes de todos esos profesionales?
  • Trabajos en altura, como llevar vigas a su posición definitiva en cubiertas:  son llevados a cabo por profesionales de la construcción (menos mal).
  • En esta charla, se mencionó que son muchos los constructores que le ponían pegas para esta nueva forma colaborativa…. Lo cual no es de extrañar dada las implicaciones que tiene y la responsabilidad que asumen.


Dudas prácticas de un análisis de obra con participación ciudadana y niños en la obra:

Me surgen muchas dudas, no sé a ti, por mencionar algunas:

  • ¿Compartirán los mismos espacios al mismo tiempo las madres, los presos, los niños en la obra y los profesionales de la construcción?

¡Hummm! No lo creo.

Con lo cual: los plazos de entrega serán mucho más dilatados.

Claro que el inmueble estaba en desuso, así que el plazo será un mal menor.

  • ¿Qué ocurre si la pintura aplicada por los niños en la obra (como se veía estaban ejecutando en las fotografías antes mencionadas), por poner un ejemplo, produce una patología? ¿Quién responde?

¿Y quién repara?

Porque el edificio una vez reformado, aunque sea de esta manera, tendrá que ser mantenido.

  • ¿La Dirección de Obra cómo da indicaciones a estos colectivos? ¿Qué ocurre cuando los materiales no cumplen con todos los requisitos de dicha dirección? ¿y las fichas técnicas y marcado CE de éstos?
  • Los colectivos ciudadanos que participan en estas obras, ¿habrán pasado una serie de formaciones o módulos de capacitación antes de entrar en la obra?
Los niños en la obra, no creo… me imagino que en este caso, tendrán otros espacios habilitados y será una participación muy puntual. ¿O serán las cooperativas o PYMES nuevas formas de construir?
  • ¿Cómo se planifica una obra así?

¿No se empieza la obra hasta no contar con todos o gran parte de los materiales?

Mira que doy formaciones sobre planificación de plazos y costes…, pero me gustaría profundizar en estas áreas en este nuevo método colaborativo.

Y hablando de plazo…

  • ¿Cuánto tarda en ejecutarse?  ¿hay plazos contractuales?

Sí, porque ahí donde lo ves, estas obras, son para la Administración, algunas de ellas, por lo menos se realizan en sus inmuebles.

¡Oye! Y si ellos pueden hacer esto (meter a niños en la obra), ¿por qué nosotros seguimos con procedimientos tan latosos y arduos cuando trabajamos para la Administración?

¿Qué opina el Coordinador de Seguridad?

O mientras se cumpla en el papel con todos los requisitos, da igual la experiencia en obra y la profesionalidad.

  • ¿Qué ocurre si un niño o una madre se tropiezan en la obra? ¿Y si alguno le da por denunciar?

¿O su motivación es tal, que jamás perjudicarían esta sinergia?

  •  Y un sinfín de dudas más que me surgen cuanto más profundizo en el tema.

Lo cierto es que es una realidad.

Es innegable que no son obras donde se construyan rascacielos.

Pero siguen siendo obras, y como tales, no están exentas de ir cargadas de riesgos laborales.

En fin, que tiene mérito defender algo así y más sacarlo adelante.

Puedo entender las ventajas y el enriquecimiento personal de los que han participado en este nuevo método colaborativo el cual incluye niños en la obra, entre otros colectivos.

Además de los beneficios para estos colectivos desfavorecidos.

Pero siendo como soy respetuosa con las ejecuciones bien hechas y la seguridad, me surgen muchas dudas.

De hecho, soy sincera, si digo que asumir cargos de responsabilidad en este tipo de obra, me incomodaría.

Por lo menos hasta familiarizarme con el proceso. 

No obstante, sorprenderme, me ha sorprendido, es por eso que he querido compartirlo contigo, aunque esté personalmente lejos de defender este modelo.

Y como te prometí, te dejo que él mismo sea el que te explique su metodología para que opines por ti mismo.

¿Y tú qué opinas?

Isaura Ardila

Consultora sistematización constructoras y formadora jefes de obra

Consultora sistematización constructoras y formadora jefes de obra

Ayudo a empresarios de la construcción que han logrado tener una empresa solvente y que, siendo conscientes de sus posibilidades de mejora:

  • Desean ESTABILIZARLA.
  • Ser un REFERENTE.
  • FIDELIZAR a sus clientes.

Aunque tengan obras que reactivar o con problemas, jefes de obra noveles o desorganización interna.


Deja un comentario

Your email address will not be published.

Responsable: Isaura Ardila Jiménez
Finalidad: Moderación de los comentarios en el blog
Legitimación: Tu consentimiento
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks. Ver política de privacidad de Raiola Networks y el Aviso Legal  (https://raiolanetworks.es/aviso-legal/)
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a ardila@procedimientoconstructivoardila.com.