7 CLAVES PARA SALVAR ECONOMICAMENTE LA OBRA

Salvar la obra económicamente implica partir de una situación en la que la obra pierde dinero incluso antes de empezar.  Para sorpresa de muchos, ajenos a este sector, no es un caso aislado.

Si además, le sumamos que durante el transcurso de la obra, pueden ocurrir acontecimientos de diferente índole que no sólo no nos ayudan a salvar la obra económicamente, sino al contrario, complican aún más la tarea,  agrandando la distancia entre nuestros objetivos y nuestra situación real…

Se puede decir que salvar económicamente una obra no es una tarea sencilla.

Una constructora además es una empresa que se dedica a ganar dinero construyendo.

Si no tiene beneficios, pues ya sabemos todos lo que ocurre…

De ahí, que gran parte del esfuerzo de las constructoras, en cuanto a:

  • Medios.
  • Recursos.
  • Implementación de software y formación en su manejo.
  • Control y vigilancia de la obra y de su gestión.

Sea destinado exclusivamente a verificar que la obra no va a perder dinero.

Dicho de otra manera, en una constructora especialmente se vigila, en sus obras, por parte de la Dirección de la misma:

  • El Plazo
  • Los números de la obra.

El plazo por las implicaciones directas que tiene sobre el coste indirecto se vigila con la misma intensidad que los números de la obra.

De hecho, en pleno proceso productivo, para la dirección de la constructora,  es más rápido saber si una obra va retrasada en plazo o no.

Para saber cómo van los números de la misma, se requiere por parte del Jefe de Obra muchas horas recopilando y alimentando diferentes informes. Y ello implica, una revisión de esos informes por parte de la dirección de la empresa.

El problema surge cuando en la dirección hay diferentes personas, cada una con diferentes formas de trabajar.

Tras el esfuerzo realizado por parte de la empresa formando a los Jefes de Obra en un software implementado, son muchos los directivos que no saben manejarlo, solicitando al Jefe de Obra que el mismo trabajo (informes económicos) sea realizado de diferentes maneras, o en diferentes formatos.

Lo que obliga al Jefe de Obra a trabajar más para lo mismo, restando su tiempo a tareas importantes en la obra, como la de la supervisión.

Y es que donde manda capitán, no manda marinero.

Sorprende que esto se repite en muchas organizaciones, cuando el manejo de ese software para la dirección de la empresa sólo implica acceder a los informes que dicho programa facilita de manera más completa, y eficaz para toda la organización.

¿Por qué se contratan obras por debajo de su valor real?

Se podría hablar largo y tendido sobre este tema.

Pero que una obra se adjudique por un precio inferior a lo que realmente en el contexto del mercado vale, es debido normalmente a la suma de los siguientes motivos:

  • Estrategia comercial.
  • Necesidad/ampliación de ‘cartera’ de obras.
  • Competitividad entre constructoras por la adjudicación.
  • Escaso tiempo para poder realizar dicho estudio.
  • Errores en el estudio de la obra.
  • Errores de la documentación y Proyecto facilitados para ese estudio.

¿Cuáles son las claves entonces para afrontar y salvar económicamente la obra?

1.      Tener un buen equipo al mando de la obra.

No es para menos, para salvar una obra económicamente  se requiere una gran habilidad y talento, grandes dosis de creatividad, mucho trabajo y trabajo en equipo.

2.      Equipo de gestión organizado.

Cuando se da una situación de éstas, hay muchos desajustes antes de iniciar la obra, se puede decir que la obra, y por ende, el equipo encargado de salvar la obra, asume todos los desajustes acaecidos hasta el momento.

Dificultando su tarea.

No se entiende cómo una obra complicada, con la necesidad de salvarla económiamente, con poco plazo, no esté bien organizada desde el principio. Es decir:

  • Contar con el equipo al completo desde el principio.
  • Contar con una preparación y un tiempo ara ésta mínimo.
  • En el equipo debe reinar el buen ambiente de colaboración, trabajar agusto, en muchas ocasiones los equipos de obra son improvisados , ni siquiera se conocen entre ellos cuando además no hay tiempo, y a veces, esto acarrea multitud de problemas, en lugar de tener una organización que ayude a salvar la obra económicamente la cosa se complica.

3.      Una buena planificación de costes.

Sin duda, de otra manera, ni siquiera se estará apuntando en la dirección adecuada.

  • No se pretenderá llegar al destino (salvar una obra económicamente)
  • y hacerlo rápidamente (cumplir plazo),
  • cuando ni siquiera hemos tomado la dirección adecuada (planificación económica).

De lo anterior, se deduce que cuando se planifica mal una obra económicamente, podemos hacer muchos esfuerzos en otras áreas, difícilmente lograremos el objetivo.

4.      Evitar errores en la gestión de la obra

Porque sumarán  más dificultades, y aumentarán el coste de la obra.

De por sí, una obra, tiene vida propia, y puede verse afectada por multitud de circunstancias:

  • Climatología.
  • Huelgas.
  • Des/Organizaciones diferentes a la nuestra.
  • Errores del personal,
  • .Etc.

Lo último que deseamos, si queremos salvar la obra económicamente, es sumar aún más complicaciones con nuestros errores a la hora de gestionarla.

Para evitar éstos, o la gran mayoría, debemos:

  • Organizar la obra bien, para ello será necesario:
    • Ir por delante
    • Subcontratarla bien
    • Luchar por la producción día a día, evitando retrasos.

5.      Subcontratación.

Ningún equipo de obra o constructora, realiza la obra por sí mismo, sino que necesita de sus subcontratas.

Imprescindibles para lograr los objetivos en la obra.

Por lo que, además de subcontratar dentro de los objetivos económicos, debemos contar con buenas empresas en la obra que cumplan su parte.

 

6   Tener una buena supervisión:

  • De la obra:
    • De todo lo que afecte a la obra.
    • De su calidad.
    • De su funcionalidad.

 

  • De sus gestiones.

Para ‘cazar’ errores a tiempo y evitar que éstos afecten al coste y al plazo de la obra:

Coste directos à subsanación de errores à > plazo à > coste indirecto

 

7 Una buena optimización económica

Algo que muchos directivos solicitan al Jefe de Obra a la entrega de su planificación inicial:

  • No sólo para salvar obras mal contratadas, sino…
  • Para que los márgenes obtenidos subsanen posibles errores o desajustes, y no se perjudique el objetivo final.

Optimizar la obra, este trabajo del Jefe de Obra es muy importante.

Es además continuo, a lo largo de todo el proceso constructivo, no sólo en la planificación.

Y para ello, se debería contar necesariamente con la colaboración:

  • Departamento de Compras.
  • Subcontratas, Industriales/Proveedores.
  • Dirección Facultativa.
  • Experiencia del equipo responsable de obra (desde la dirección).

Además, hay un método o una forma de conseguir ‘descubrir’ optimizaciones, aunque éste lo explicaré en breve con más detalle.

¿Cuántas obras se salvan económicamente entonces?

Se puede decir que si la mayoría de constructoras tiene obras adjudicadas por debajo de su precio real.

En muchas ocasiones se consigue salvar la obra económicamente.

De lo contrario, las empresas no lograrían sostenerse.

Otro debate sería la forma de lograrlo con:

  • Más o menos profesionalidad
  • Con mayor o menor calidad final
  • Pensando o no en el usuario final
  • Con mayor o menor sufrimiento
  • Con mayor o menor estrés

Cada uno de los puntos anteriores sería motivo de un amplio e interesante debate.

¿Te has enfrentado alguna vez a una situación así?

¿Qué optimizaciones has realizado para salvar la obra económicamente?

 

autor post Isaura Ardila

Leave A Response

* Denotes Required Field