Encabezado del post cómo se debe supervisar la ejecución de los yesos

GUARNECIDOS DE YESO: CÓMO SUPERVISAR SU EJECUCIÓN

Yeso, los guarnecidos de yeso, ¿qué debemos tener en cuenta para garantizar su correcta ejecución?

En el post de hoy, no sólo vamos a describir los aspectos que tenemos que vigilar en la obra relacionados con los guarnecidos de yeso, sino que además hablaremos de la importancia de que ciertos aspectos figuren en todo nuestro proceso de contratación (petición ofertas, comparativos, contratos), para garantizarnos el derecho a su exigencia, más allá de toda duda, y más allá de las normas de la buena construcción.

LO PRIMERO

Antes de nada y siguiendo nuestro ‘patrón maestro’ aplicable a todos los oficios, debemos revisar los tajos anteriores, que no sólo deben estar preparados, sino además correctamente ejecutados.

 Imprescindibles, serán todas las rozas (apertura, instalación y tapado de las misas)

Y los paramentos sobre los que se debe aplicar el guarnecido, deberán estar terminados y bien ejecutados,

Además los tajos deben estar limpios y el movimiento de material por la obra previsto, paso de puertas, etc…

Cercos y Precercos recibidos, cajas recibidas,

Y todos los aspectos que vayan a influirles definidos: alturas, existencia de falso techo sí o no, etc…

LO SEGUNDO

Recepción de materiales y revisión de acopios antes de entrada en obra el primero, y antes de su puesta en obra el segundo.

Pero la revisión de materiales (yeso) no termina sólo con esto, sino que muchas veces en obra, los sacos se llevan hasta el lugar de su aplicación, o a la sala más grande de la vivienda, que suele ser el salón, y en muchas ocasiones se depositan en el palet, o sobre el forjado, cuando hay máquinas de proyección de enfoscado y yeso, averías en mangueras y otros conflictos…, provocan que existan charcos de agua , charcos que en ocasiones dañan estos materiales, este aspecto hay que cuidarlo también.

LO TERCERO

En otras ocasiones es debido a la acción de la lluvia:

No debemos  proceder a la ejecución del yeso sin haber impermeabilizado la cubierta del edificio, el riesgo que asumimos es grande, no es lo mismo el agua de lluvia que puede llegar a penetrar por los huecos de la fachada y originar algún desastrillo que el agua que puede entrar por falta de impermeabilización.

Tampoco debemos proceder a la ejecución del yeso en locales con un grado de humedad superior al 70% o donde con posterioridad a dicha ejecución se vaya a proyectar agua.

¿Por qué? Porque la solubilidad del yeso en agua no es muy elevada, pero el deterioro que ésta produce en los elementos de yeso es debido a la enorme pérdida de resistencia que experimentan en presencia de humedad y que puede explicarse considerando que el agua libre absorbida por el yeso actúa a modo de lubricante entre su estructura cristalina, deshaciendo la trabazón formada por la disposición de los cristales.

El grado de absorción de agua depende de la porosidad de yeso y por tanto, de su densidad y de su agua de amasado.

 

CUARTO

Incidencia con otros oficios casi simultáneos, como puede ser los alicatados. Si la tabiquería es cerámica, y el alicatado se recibe con cemento cola, y en el caso de que exista enfoscado previo, o bien, en el caso de que el alicatado se reciba con mortero de cemento, ahora no aplica comentar cuáles son los alicatados que pueden recibirse así y cuáles no, lo que quiero transmitir que en el caso de que se vaya a enfoscar o se reciba el alicatado con mortero de cemento NUNCA se debe ejecutar el yeso antes…

¿Por qué? Porque el agua de amasado del enfoscado es absorbida por el tabique cerámico traspasa su espesor y MANCHA el yeso que se aplicó previamente.

Implica gastarse más dinero en pintura quitamanchas si el revestimiento final es de color claro,

LO MISMO OCURRE cuando somos muy generosos con el añil al marcar niveles.

Por este mismo motivo, el personal debe usar los aseos, no ahorrarse el viaje hasta aquéllos, y no usar rincones, por muchos motivos de respeto e higiénicos, pero además porque implica aplicar pinturas quitamanchas en algunos casos.

En invierno, son muchos los operarios, que por las condiciones climatológicas adversas, buscan mayor confort, haciendo fuego en bidones en el interior de las viviendas, esto suele ocurrir sobre todo en la fase de ejecución de la fachadas…

En mis obras, siempre he prohibido estas conductas, no sólo porque algunos pasan de los bidones al forjado directamente, lo cual ya constituye un riesgo potencial, sino porque además el humo deja hollín negro en las bovedillas y hormigón, bien esto afecta a la adherencia del yeso sobre esos paramentos horizontales.

 

QUINTO

 Los paramentos deben estar con planeidad y limpios de sustancias,

Eflorescencias, grasas y restos de suciedad, por un lado debilitan la adherencia al disminuir la penetración de la pasta de yeso en los microporos de la superficie del soporte.

Pero además, en algunos materiales cerámicos del paramento,  las eflorescencias contienen ciertas sales capaces de reaccionar con el yeso y producir un exceso de cristalización. Esto se traduce en la aparición de zonas de gran dureza y muy baja porosidad, en las cuales no se adhiere la pintura.

Los paramentos además, NO deben estar demasiado secos porque podrían absorber la humedad de la pasta de yeso, ni muy húmedos porque afectarían a la adherencia del revestimiento.. Un soporte muy seco absorbe con avidez el agua de la pasta, pudiendo llegar a quitarle parte de la necesaria para el fraguado, produciendo lo que se denomina “arrebatamiento”. El riesgo de este efecto es aún mayor en tiempo caluroso, ya que habría que añadir la pérdida de agua por evaporación.

 

Materiales de paramentos en relación a la idoneidad o no de recibir la aplicación del guarnecido:

  • Tabiques de ladrillo y rasillón cerámico.

    CERÁMICOS

    Adecuados

  • Tabiques cerámicos de GRAN FORMATO

    GRAN FORMATO

    Ojo que al ser más rígidos, posibilidad de más fisuras,
    El encuentro con el techo (o en la ubicación donde exista) se interpone la banda elástica (gran formato), se marca la junta en el yeso, se recorta el exceso de ancho de banda para que no sobresalga y se interpone venda en el acabado que absorba la fisura que de otro modo se marcará.

  • Superficies o elementos estructurales.

    HORMIGÓN

    En este caso por sí solo no es apto para recibir el guarnecido, previamente hay que aplicar un puente unión o picotear la superficie que en el caso del hormigón no es una tarea práctica.

  • Superficies o elementos estructurales

    MADERA

    No adhiere bien la pasta de yeso en ella, además de que el agua que pueda absorber de esta pasta, hará que se hinche la madera y al perderla se deshinche, con las consecuencias fácilmente previsibles de estos movimientos.

  • Superficies o elementos estructurales.

    METALICOS

    Estos paramentos al entrar en contacto con el agua de la pasta de yeso, experimentarán el proceso de corrosión, estas manchas se acabarán transmitiendo a la superficie del yeso, y no tener una buena adherencia. Debemos además tener en cuenta las dilataciones que sufren los materiales metálicos, más acusadas que otros materiales, el yeso no tiene esa flexibilidad, por lo que fácilmente se apreciarán fisuras y/o desconchones en el yeso.

  • Diferentes materiales.

    FORJADOS

    En paramentos horizontales, como forjados, cuando la estructura se ejecuta con semiviguetas, el encuentro y la flecha que sufren estas con la bovedilla, de otro material, hace que se marquen en los techos estas fisuras en el guarnecido, lo mejor es intentar en la medida de lo posible y respetando el proyecto, y a la Dirección Facultativa, por supuesto, es ir a otro tipo de estructuras, como nervios in situ, y otros… que no menciono por no expandirme hablando de los pros y contras de cada sistema estructural. Cuando las bovedillas son de poliestireno expandido se debe aplicar previamente una preparación de agarre que haga de puente de unión entre el soporte y el revestimiento de yeso. Otra opción es colocar una malla de fibra de vidrio sujeta a las bovedillas con clavijas especiales de plástico.

 

SEXTO

Encuentros entre los diferentes materiales. Como sabemos, los diferentes materiales, tienen diferentes comportamientos, se van a mover de forma diferente, y antes o después en su unión se marcará una fisura. En estos casos podemos hacer dos cosas: o interponer una venda que absorba estos movimientos (debe ser adecuada no cualquier venda sirve para todo), o marcar mediante un perfil esa junta, de forma que tenga un acabado óptimo. En el caso de que sea cartón-yeso, o éste monta sobre el guarnecido y habría que rematar con perfil el final de esa placa, o bien,  optaremos por marcar el encuentro con perfilería apropiada, dejando el encuentro de revista. Por supuesto, en las juntas estructurales el yeso se debe interrumpir.

Fisuras y grietas en Guarnecidos

Tracciones: movimientos de la estructura o movimientos del propio soporte.

Dilataciones por variaciones de temperatura o de humedad, dilataciones seguidas por contracciones. Al ser revestimientos interiores no revisten mucha importancia.

Fisuras en forma de “mapa”,  debidas al propio acabado, que ha sufrido una retracción por secado inadecuado o por la presencia de arcillas, retenedores de agua o espesantes en el yeso.

Fisuras de linealidad muy marcada, tanto horizontal como vertical, son reflejo del soporte, siguen la línea de la grieta o la junta constructiva del soporte.

Horizontales se deben a la rotación de los muros al recibir empujes horizontales superiores.

Verticales suelen ser debidas a dilataciones del soporte.

Escalonadas, se deben a los movimientos en las fábricas que afectan a las juntas entre las piezas que las conforman, por no utilizar morteros de unión adecuados. O bien por asentamientos diferenciales de la estructura.

Fisuras en las maestras, sobre todo las de esquina y losas de escalera.

Fisuras en tela de araña: se deben a golpes de impacto sobre los revestimientos.

Fisuras ramificadas: debidas a los movimientos diferenciales entre el soporte y el revestimiento por las diferencias entre sus coeficientes de dilatación térmica y humídica.

SÉPTIMO

Además este trabajo, revisaremos  la correcta ejecución de apertura, instalación y tapado  de las rozas y cajas de electricidad y/o de otras instalaciones (aire acondicionado, calefacción, etc…), aunque siempre nos curaremos con margen en el recibido de cajas y es mejor que queden más hacia dentro que hacia fuera, debemos saber y conocer el espesor del yeso para dejar las instalaciones recibidas de forma apropiada.

El no haber hecho bien las cosas desde el principio se va complicando a medida que avanza la obra, y s bien estos trabajos son fáciles de solucionar en la mayoría de los casos, no siempre va a ser así, ni fácil, ni barato.

Las cajas una vez recibidas se protegerán con papel o porexpán, u otro sistema indicador que impida que se pierdan en el revestimiento, y a base de picotazos, el instalador electricista tenga que encontrarlas.

Si un oficio para realizar su trabajo tiene que ocasionar daños en el anterior, es que ha faltado previsión.

OCTAVO

Hecho nuestro trabajo previo, ¿qué debemos exigir tanto si se trata de guarnecidos maestreados como si no?

Reglas abajo y arriba:   en la parte inferior del paramento que quede en contacto con el rodapié. Y en la parte superior que coincida con el  falso techo o  con el paramento horizontal. De esta forma nos aseguraremos que defectos en el acabado de rodapié, y molduras o falsos techos, o sencillamente, con el yeso del techo, se minimizan. Además de facilitarte la tarea al solador.

Recuerda: Si facilitamos la tarea a los subcontratas, nos lo devolverán haciendo más y mejor en nuestra obra.

NOVENO

Exigiremos reglas o maestras en rincones y esquinas, tanto si el guarnecido es maestreado como si no. Tened en cuenta que estas exigencias no son nada del otro mundo, pues es así cómo se debe ejecutar.

Si es maestreado, levará maestras cada 1,5 m.

 

DÉCIMO

En tercer lugar, nos fijaremos en el Espesor: La tendencia es de 12 mm, cuando se está contratando 15 mm, así que nos ocuparemos de supervisar este aspecto. Y no permitir que en ningún punto del paramento, tanto si es defecto de la albañilería como si no, exista menos de 10 mm de guarnecido de yeso ni más de 20 mm.

Más de 20 mm de espesor sólo es posible con determinados yesos de proyección o mediante la realización de más una capa, rayando la primera capa con una llana dentada antes del final de su fraguado, o utilizando mortero de cemento en esta primera capa siempre y cuando tenga el espesor adecuado.

La explicación más utilizada por operarios o encargados de yeseros son las irregularidades de la pared, si hemos realizado nuestro trabajo de forma correcta, estas irregularidades serán mínimas, pues habremos supervisado igualmente la ejecución de la albañilería.

Si nosotros, como responsables de la obra, testeamos estas posibles irregularidades antes de la ejecución de las maestras, anularemos estas causas.

Los tabiques actuales, no suelen presentar estas desviaciones tan acusadas, es  en encuentros con mochetas donde posiblemente se vayan de línea o plomo, pero también será mejor rellenar previamente estos rincones, que no perjudicar todo el espesor del guarnecido.

Está claro que a ellos le interesa reducir el espesor  al ahorrarse trabajo, tiempo (aumentan su rendimiento y les resulta más fácil la ejecución) y materiales,. Y nosotros, COMO RESPONSABLES DE LA OBRA, velaremos por una ejecución correcta, que como ya nos hemos preocupado en la elaboración del contrato, no es más que exigir que se cumpla lo acordado, así como la aplicación de las normas de la buena construcción y de la normativa vigente. No queremos patologías y no podemos eludir ni demostrar desidia en nuestro trabajo frente a estas conductas.

UNDÉCIMO

Más aspectos que debemos cuidar:

Los guardavivos  en esquinas o en aristas son imprescindibles, y su uso está en obra bastante generalizado, debemos controlar el plomo de éstos en toda su longitud, otro fallo que se repite con bastante asiduidad.

En obra antiguamente una buena forma de realizar estas comprobaciones era ir con una escuadra, ojo con sus 90º bien representados, e ir con ella comprobando rincones en toda su altura.

 

DUODÉCIMO

Un problema que creo estamos dejando atrás: el yeso muerto. Actualmente el yeso se aplica con máquina, lo que nos garantiza que no va muerto, como ocurría antes cuando toda su puesta, desde el amasado hasta la aplicación, era manual.

Para saber si un yeso está muerto, una vez aplicado sobre el paramento basta con presionarlo con el dedo, si se hunde cuando aún está húmedo, con el proceso de fraguado terminado, es que está muerto

Un yeso muerto, es que ha fraguado antes de ser aplicado en el paramento. El yeso se compone de  conglomerantes que son los encargados del proceso de fraguado y endurecimiento de la mezcla.  Estos productos, una vez amasados con agua, sufren un proceso de consolidación de naturaleza química, siendo capaces de unir partículas y dar cohesión al conjunto. Este proceso se denomina fraguado. Y como hemos dicho inicia en cuanto hacemos la mezcla con agua, si dejamos pasar demasiado tiempo fragua antes de ser aplicado.

Cuando el yesero no era muy diestro, y dado que le facilitaba la labor, porque la manejabilidad de la pasta mejoraba, eran muchas las ocasiones en las que se aplicaba muerto. Actualmente la aplicación es a máquina, así que este riesgo prácticamente no existe.

El yeso que ya ha fraguado antes de ser aplicado pierde adherencia, sobre todo, de futuras capas sobre él aplicadas, como por ejemplo, el yeso fino sobre él, o más aún, la pintura, ésta tirará del fino, produciéndose en la pared unas burbujas de aire entre el yeso fino y el yeso muerto, porque éste ha perdido resistencia, el arreglo pasa por picar las zonas afectadas y reponerlas cuidando de en la nueva aplicación no montarse sobre la antigua, lo que produciría pequeñas superposiciones, y a la vista claramente se apreciarían estas reparaciones.

Los factores que influyen en el fraguado del yeso son los siguientes:

La cantidad de agua de amasado; ya que, a mayor cantidad de agua, más tardará en fraguar.

La temperatura; pues, a más de 60°C el yeso no fragua.

El tamaño de las partículas; ya que, cuánto más pequeñas son las partículas, antes se disuelven

DÉCIMO TERCERO REPARACIONES, MODIFICACIONES

Cuando se hacen rozas tardías, es decir, cuando se han concluido los trabajos de guarnecido y enlucido,  por errores, modificaciones o ampliaciones,  antes de taparlas con yeso grueso, hay que retirar del borde de la roza el enlucido de yeso fino y parte del yeso grueso, para que cuando tapemos la roza con este nuevo guarnecido la superficie quede alisada, en un mismo plano, sin que se note la reparación y/o roza.

DÉCIMO CUARTO CONDICIONES DE APLICACIÓN CLIMATOLOGÍA

Otro aspecto que debemos controlar es la temperatura del interior de la estancia donde vamos a aplicar el yeso, que en condiciones normales será la misma temperatura que el exterior, por encontrarse la obra abierta:

Controlar la temperatura es importante, porque no es más que el fraguado una reacción química que se produce cuando mezclamos el conglomerante  con agua, este proceso es rápido, por eso en ocasiones se utilicen yesos con retardante de fraguado.

La temperatura no será inferior a 5º C ni superior a 40ºC.

Cuando la temperatura es baja, el agua de la pasta de yeso puede llegar a congelarse, al congelarse aumenta su volumen. Cuando la temperatura sube y este hielo se va convirtiendo en agua, y de este estado y mediante su proceso de secado a humedad, si se ha producido este fenómeno que por bajas temperaturas se llega a congelar el agua de la masa, en el acabado final del guarnecido se aprecian en la superficie como la de una cáscara de naranja, además de haber perdido cohesión y adherencia.

La reparación igualmente pasa por eliminar las superficies más afectadas sin adherencia, y volver a enlucir esos paramentos dañados sin que se aprecie dicha reparación una vez el paramento haya sido pintado o tratado con cualquier otro acabado apto.

Para evitar esto, no sólo debemos vigilar las temperaturas de aplicación, sino también el viento, en velocidad y en temperatura, pues puede llegar a producir lo anterior, si además se suman (bajas temperaturas + fuertes vientos) las consecuencias son perores.

Leer las etiquetas del fabricante, en ellas vienen los datos de exposición ambienta a temperatura, tanto en acopio como en ejecución.

DÉCIMO QUINTO ESCOGER EL MATERIAL ADECUADO A LA APLICACIÓN

Por supuesto, el material utilizado en la aplicación manual y mecánica no es el mismo, tiene durezas diferentes, y composiciones diferentes. Así mismo, aparte de diferenciar yeso grueso y fino, con retardante de fraguado y sin él, también en la aplicación a máquina existen diferentes composiciones según el grado de dureza y si es aligerado o no, El material aligerado sirve para incrementar el aislamiento térmico y la protección al fuego de los paramentos.

Las maestras se realizarán con el mismo yeso que el resto de guarnecido: el empleo en la ejecución de las maestras de un yeso distinto del que se va a utilizar posteriormente para el tendido manual o para la proyección mecánica puede ocasionar fisuras a lo largo de las zonas de unión.

 

DÉCIMO SEXTO NUEVO AMASADO

Antes de un nuevo amasado hay que retirar del recipiente, así como de todas las herramientas, los restos de yeso endurecido sobrantes del proceso anterior, puesto que el yeso ya fraguado actúa como acelerante sobre el fraguado de la nueva pasta que se va a preparar.

El agua utilizada para el amasado del yeso no debe estar a una temperatura superior a los 30ºC.

No se añadirá agua después del amasado.

 

DÉCIMO SÉPTIMO ENLUCIDO CON YESO FINO

El enlucido de yeso fino debe hacerse lo más uniforme posible tanto en su espesor como en la presión e intensidad de su aplicación, para que se produzca una superficie de porosidad homogénea.

El exceso de pasadas con la llana en algunas zonas puede ocasionar una estructura cristalina más colmatada y una superficie más satinada, que a la hora de aplicar la pintura puede dar problemas de falta de uniformidad de color debido al distinto grado de absorción del revestimiento, POR ELLO SE SEGUIRÁN SIEMPRE LAS INDICACIONES DEL SIGUIENTE PUNTO:

 

DÉCIMO OCTAVO SECADO ARTIFICIAL

El secado artificial con cañones, se debe evitar pues puede provocar el proceso de arrebatamiento que hemos visto con anterioridad. Por ello, nunca se debe proyectar un chorro de aire caliente directamente sobre el guarnecido.

Es mejor utilizar deshumificadores, si hay que acelerar el proceso de secado natural.

 

DÉCIMO NOVENO ANTES DE PINTAR

Previamente al pintado del yeso, es necesaria la aplicación de una capa de imprimación y un lijado fino de la superficie y eliminación de las partículas producidas. Sobre todo, con pinturas al agua que encuentran dificultad de penetración y adherencia.

Los mohos en un revestimiento de yeso se deben eliminar antes de pintar, siendo muy práctico el lavado del paramento afectado con hipoclorito de sodio concentrado.

Si la contaminación del yeso por los mohos es muy profunda sería necesario picar la zona afectada y aplicar un nuevo guarnecido, así como rematar con  una pintura porosa que permita al yeso desempeñar su papel de regulador higrotérmico.

Antes de proceder a pintar, estará el guarnecido exento de otras sustancias y/o como son el añil, hollín, grasas, orines, eflorescencias etc… se aplica lo ya  comentado en el apartado quinto.

¿Cómo revisas tú los guarnecidos de yeso en tu obra?

¿Se te ocurre algún aspecto relevante más a supervisar que no esté en esta lista?

6 Comments

  • Juan

    Reply Reply 9 febrero, 2015

    Articulo muy interesante para los nuevos profesionales que estamos entrando en el mercado. Gracias por tu tiempo.

    • admin

      Reply Reply 10 febrero, 2015

      Gracias a ti por tu comentario. Me alegra que le encuentres valor y poder así ayudar con mi experiencia.

  • santiago

    Reply Reply 26 febrero, 2015

    Isaura ,la felicito su sitio me parece genial,muy completo,oportuno,directo,tengo un blogg en formación y me gustaría que le echase una mirada y me colabora con sugerencias,la idea mía es un sitio especializado en sistema drywall,completo para poder compartir con muchas personas y poder colaborar con la experiencia que he adquirido,para que el sistema se mejore ,quedo pendiente de sus comentarios.
    gracias
    santiago jimenez h

    • Isaura Ardila

      Reply Reply 27 febrero, 2015

      Muchas gracias Santiago por tus palabras. Estaré encantada de visitar tu sitio y darte mi opinión, gracias por la invitación. Saludos

  • santiago jesus

    Reply Reply 26 diciembre, 2018

    vamos a ver a mi me han hecho un yeso maestreado el cual aparentemente esta perfecto, la terminacion, la planeidad, el enlucido etc.. durante el dia se ve perfecto y durante la noche cuando se encienden las luces de la mitad de las paredes hacia abajo desde donde se empiezan a iluminar se ven sombras y mi pregunta es la siguiente eso es un fallo de yeso o de una luminaria no adecuada ?? gracias de antemano.

    • Isaura Ardila

      Reply Reply 27 diciembre, 2018

      Hola Santiago,

      La calidad del maestreado depende de muchos factores entre ellos, el número y separación de las maestras previas al guarnecido maestreado. Como trabajo manual que es y aunque esté bien ejecutado, aún así, no es perfecto. La luz, tanto natural como artificial, sobre todo su incidencia sobre el paramento, hará resaltar los defectos de planeidad. Para valorar si son aceptables o no, habría que inspeccionarlos visualmente, desde aquí no puedo decirte más que no es un defecto de la luz. Además, tras el trabajo de yeso, está el trabajo del pintor, éste tiene una gran labor que realizar con los paramentos previa a la pintura, si lo que se quiere es un acabado liso de calidad.

      Gracias por comunicarte conmigo a través del blog, espero haberte podido ayudar en algo.

      Un abrazo,

      Isaura

Leave A Response

* Denotes Required Field