PORTADA DE PROBLEMAS EN OBRA CON LOS CANTOS DE FORJADO

CANTOS DE FORJADO: PROBLEMA DE OBRA

Cantos de forjado, un punto a vigilar en todas las obras. ¿Quién no ha visto alguna vez esas fisuras que marcan en la fachada el canto del forjado? Sin previsión, ni análisis previo, podemos tener serios problemas en la obra. Que como siempre acaban solucionándose con mayor coste, y algún que otro dolor de cabeza, más trabajo e incluso una impresión negativa para el resto de integrantes de la obra, en particular la Dirección Facultativa y nuestros propios Jefes. Si es que llegamos a solucionarlos del todo.

En este artículo primero analizaremos las Causas de estos errores, seguidamente describiremos el Error en sí y las complicaciones añadidas que trae consigo, para acabar el artículo detallando el Proceso que debemos seguir, si queremos evitar éstos y otros problemas.

CAUSAS DE ERRORES EN LOS CANTOS DE FORJADO

Cuando me refiero a errores, en la mayoría de los casos me estoy refiriendo a ejecutar el canto de forjado en una línea tal, que impida pasar el ladrillo con el espesor mínimo dictado en normativa y acorde a las necesidades constructivas del Proyecto, para resolver sus encuentros de la forma técnicamente correcta.

Las causas son:

  • Falta de definición o ausencia de detalles constructivos en Proyecto.
  • Detalles constructivos tipo en Proyectos diferentes a lo proyectado.
  • Ausencia de estudio y análisis del Proyecto, previo a los replanteos.
  • Ausencia de análisis detalles constructivos de lo proyectado en todos sus documentos.
  • Error replanteo.
  • Error ejecución.

Lo que viene a ser: error en el Proyecto, error en el análisis de éste o su ausencia (muy común), o bien, error en los replanteos o ejecución.

El error en ejecución debo decir, por mi experiencia que suele ser el menor, es decir, este error se basa en: una equivocación al marcar la línea de la tabica, replanteo. O un acodalado de la tabica incorrecto.

ERRORES EN LOS CANTOS DE FORJADOS

Se reducen a:

  • No tener en cuenta espesores aislamientos cantos de forjado.
  • No tener en cuenta la normativa vigente en relación al espesor mínimo del ladrillo pasante.
  • En voladizos, además el no tener en cuenta lo anterior, perjudica la modulación del ladrillo visto.
  • Variaciones, por ejecución y errores de acodalamiento, entre unas plantas y otras.
  • Falta de análisis desde la acera hasta la cubierta de todos estos replanteos.

Lo que origina o muchos problemas en la obra para solucionarlo, o patologías en cantos de forjado, como las fisuras que se acaban produciendo en revestimientos, o ladrillos vistos.

PROCEDIMIENTO PARA EVITAR ERRORES EN CANTOS DE FORJADO.

Aconsejo seguir los siguientes pasos aquí descritos.

Además, a estas alturas y si hemos seguido las comprobaciones descritas en 20 Pasos a tener en cuenta antes del inicio de tu obra,  el Proyecto lo conocemos bastante.

Igualmente, analizaremos el detalle de la fachada a ras de calle, acerado.

¿Os acordáis cuando lo mencionaba a la hora de hablar de pantalla de pilotes?

La resolución de este detalle constructivo pudiera variar lo proyectado en plantas superiores por lo que se hace necesario revisar éstas.

Una vez hayamos hecho lo anterior, lo tenemos clarísimo:

  • Alineación de la fachada.
  • Alineación de muro o viga de coronación con respecto a la anterior.
  • Nacimiento pilares en viga de coronación o muro.
  • Posición respecto a plomo o alineación de fachada.
  • Posición de pilares plantas de arriba, caras buenas.
  • Ahora ya conocemos, respecto al anterior, la posición del canto de forjado.
  • Podemos comprobar éste, la posición de su tabica exterior, con respecto a la alineación de fachada.
  • ¿Cuántos cms hay? En esos cm disponibles, ¿caben el espesor del ladrillo mínimo si es pasante?
  • ¿Existe además, algún tratamiento o aislamiento en el canto del forjado proyectado? ¿Cuántos cms tiene? (Te sugiero que cotejes todos los documentos de Proyecto, desde presupuestos, mediciones, memoria y planos) No te sugiero que te guíes por planos en planta o detalles tipo. Es decir, si existen, hay que comprobar que ese detalle es coherente con el resto de documentación de Proyecto.


Una vez comprobado todo, tan sólo es cuestión de saber si ese espesor disponible es suficiente para alojar las capas proyectadas.

  • Si lo es, perfecto. Con respecto a nuestros ejes fijos para toda la obra replantearemos estas tabicas. Y vigilaremos que se acodalen de la forma correcta.
  • Y si no lo es, no cabe en esos espesores disponibles todo lo proyectado, empezamos a buscar una solución y tratarla con la Dirección Facultativa, antes de ejecutar el arranque de los pilares en cimentación.

En estas comprobaciones, suele haber pequeñas correcciones respecto a la posición de los pilares en planta.

Se hace necesario comprobar que la superficie útil, patinillos, etc… no se vean afectados por dichas correcciones.

¿QUÉ PASARÍA SI NO TENGO TIEMPO DE TODAS ESTAS COMPROBACIONES Y HAGO LO QUE VIENE EN PLANTA?

En realidad, no son tantas comprobaciones o no se tarda tanto.

Pero si eres de los que tira para adelante porque ya hay un señor proyectista que así lo plasmó en un plano, pues te sucederá, casi seguro lo siguiente:

  • Puede que esté perfectamente representado en plano, con lo cual no tendrás problemas.
  • o Puede que el Proyecto, no haya tenido en cuenta algo, y lo que vas a ejecutar, no sea correcto.

El mero hecho de que exista la posibilidad de hormigonar algo incorrecto, debería hacer que te aseguraras antes de ejecutarlo.

Aún así, he conocido a algunos profesionales que prefieren tirar hacia adelante, que ya lo solucionarán (o no)… o qué más da. En ese caso, permíteme recordarte:

  • Tenemos un título, que nos ha costado tiempo, esfuerzo, dinero, y que nos acredita como técnicos responsables, es decir, algo más que ejecutores de comparativos y Gestores Económicos de obra.
  • Lo anterior, es suficiente para querer diferenciarnos de otros que no han querido o no han tenido esa oportunidad.
  • Por supuesto, esta diferenciación, pasa por una ética. Lo menciono muchas veces en el blog, pero es que es así como lo siento. Si somos los técnicos que más horas pasamos en obra, y sabiendo que el sistema funciona así, y que si no lo comprobamos nosotros, es probable que nadie lo haga o lo haga tarde… ¿Qué ganas éticamente y profesionalmente ahorrándote este paso?
  • Entiendo que por desconocimiento, pero cuando tienes experiencia ya te has enfrentado algún caso de estos.
  • Y tras este artículo ya conoces las consecuencias de ahorrarte ciertas comprobaciones.
  • Pero sigamos analizando lo que ocurre en muchas ocasiones, lo conozco porque lo he vivido, he llegado a varias obras como segundo Jefe de Obra y me he encontrado este tipo de ‘sorpresas’, incluso en mis propias obras he sufrido errores de ejecución, así que me he enfrentado a este tipo de situaciones.
  • Lo mejor que te puede pasar es que antes de levantar la fachada y estando ya ejecutada la estructura, hagas todo un análisis de plomos, que lleva mucho tiempo en obra, los plasmes en un plano, incluso a veces es la propia Dirección Facultativa, quien te requiere esto (experimentada Dirección Facultativa, por cierto). No es lo mismo comprobar algo que está bien, los plomos. Que analizar en obra qué es lo que hay y cómo voy  solucionarlo.
  • Ya has perdido mucho más tiempo buscando solucionar o maquillar esto ante una Dirección Facultativa. Ya empieza a no tener ninguna ventaja el ahorrarse determinadas comprobaciones. Y te estás arriesgando a que te pillen, o ejecutando sabiendo que no del todo correctamente. Asi no se trabaja bien.
  • Pero sigo: además milagros no se pueden hacer, así que no te queda más remedio que picar un poquito allí, interponer cargaderos, allá, etc.
  • Hago una parada aquí, al interponer cargaderos para sujetar la fachada, estamos en dos casos prácticos:
  1. Uno: que respetes la alineación de la fachada (esto es tener mucha suerte).
  2. O Dos: que tengas que desplazarla hacia fuera. ¡Upppsss! Aquí empezamos a complicarnos la existencia bastante:

Interponiendo cargaderos metálicos… que no tenías previstos (más trabajo, más coste, más plazo). Pero sobre todo:

A. Porque puede que no tenga continuidad con el arranque de la fachada, sobre todo, si en éste tuviste el acierto de analizar y replantear correctamente.

B. Y puede que sí la tenga

Además, puede que el Ayuntamiento se dé cuenta.

Acabas de poner a la Dirección Facultativa en un compromiso brutal.

Te libras porque el error seguramente empieza desde Proyecto, y se debería haber analizado también por su parte. Aunque en esta cadena, tú eres el eslabón más débil.

Pero aún así el tema, es más que incómodo. Y ahora dependerá de si te has ganado la Confianza de la Dirección Facultativa.

Estamos en una etapa temprana de la obra. Y tal como estás trabajando, no estás precisamente haciendo muchos méritos para ello.

Y aquí lo dejo, para que cada uno saque sus propias conclusiones. Pero es importante que quede claro:

¿Cómo la ausencia de una comprobación sencilla, puede llegar a complicar las cosas en obra?

  • Más coste.
  • Más tiempo de resolución, que se lo quito a preparar la obra, luego es posible que se vuelva a repetir casos similares en un futuro no muy lejano. Esto es una bola de nieve… de problemas.
  • Más trabajo por tu parte, y tú que te lo querías ahorrar.
  • Empezamos a no ejecutar del todo correctamente, arriesgándonos a la aparición de patologías.
  • Menor calidad.
  • Cabreos, mal humor, desconfianza, falta de profesionalidad.

Este es el escenario, cada uno que le ponga sus propias adjetivos. La pregunta es:

¿En serio todo esto es necesario?

¿Cuál es la forma correcta de trabajar o construir? ¿La de evitar problemas, o la de intentar maquillarlos?

Si sigues mi blog, para mí está claro: prefiero comprobar, analizar, replantear antes de ejecutar. Sabiendo que lo que se está haciendo es correcto.

¿Qué puede haber de imprevisto para el que nada ha previsto?

Paul Valéry.

¿Para quién en la obra es beneficioso trabajar así de mal?